domingo, 4 de septiembre de 2011

Escribir una novela (III): desarrollar la idea

Ayer mismo, después de pasar a limpio mis últimas páginas, suspiré satisfecho con el último capítulo terminado (aún queda mucho trabajo por hacer) de mi nueva y tercer novela. Me levanté del sofa, me dirigí a la cocina y de repente, surgió un anhelo. Estoy deseando terminarla para regresar al Imperio Bizantino. Me apetece retomar a mis anteriores personajes, navegar por el Egeo, pasearme por la Messé otra vez. Ver el velamen de los grandes dromones desplegados con la enseña imperial, enorme, sobre el mar de Mármara.

Es bueno tener ideas. Te dan alicientes para animarte a escribir.



En la anterior entrada ya teníamos la inspiración. Ya teníamos una idea de partida, en general la idea es un algo concreto dentro de un marco general, una escena que nos hace saltar el interruptor en nuestra mente: estar en la historia. Y desear seguir allí.

Quiero empezar a escribir. Estoy ansioso por hacerlo, pero no sé cómo empezar. ¿Cómo lo hacemos?

Algunos teóricos dicen que la primera frase es la más importante de todas, la primera oportunidad para atraer la atención del lector. Genial si lo consigues a la primera, pero no te agobies: no vamos a correr antes de saber siquiera andar.

Existen varias formas para comenzar:
-Partimos de una idea, una escena. ¿Es la idea de un inicio? Lo normal es tener una imagen, suelta, que es parte de una historia. Tenemos que pensar: esa escena que me gusta es como es por alguna razón. Tenemos que indagar esas razones, saber retroceder y avanzar para llegar a un inicio y a un final.
-Tenemos un inicio y un final. ¿Lo tenemos? El inicio debe conversar con el lector, presentarle personajes, época y sentar la base del confllicto/nudo de la historia. El final debe ser emotivo, un clímax, un desenlace que sea recordado. Es muy muy importante dedicarles tiempo antes de comenzar ya que serán nuestra guia principal, nuestros hitos en el camino.

Después podemos actuar de dos formas:
1.-¡Lanzarnos frenéticamente a la escritura! Se puede escribir una historia teniendo sólo claros el inicio, la escena intermedia que nos inspiró y el final, aprovechando la endorfinas de la inspiración... pero la inspiración no dura para siempre. Después de las primeras 20 o 40 páginas se agotará el impulso inicial, y tocará pensar cómo seguir.

Así fue como inicié "El esclavo de la Al-Hamrá" (Ediciones B). Me lancé a escribir sin más preparativos... hasta que llegó la primera parada. Dar el primer paso es el más importante. El segundo paso ya tiene de partida las primeras hojas. Todo avance sirve de base y alimento del siguiente. En este caso navegamos en el mar a bordo de una barca de remos cortos, que nos cuesta dominar. Llegar a destino no es imposible, pero nos costará tiempo y esfuerzo. A cambio, lo que escribamos tendrá la frescura de la incertidumbre. Nuestros protagonistas pueden mutar de un capítulo a otro. Eso significa que cuando demos por terminada la historia tendremos que revisarla bastante en busca de cabos sueltos debidos a nuestra creatividad desbocada.

En el caso de "El esclavo de la Al-Hamrá", fueron tres años de escritura en mis ratos libres; la versión final tenía la etiqueta "Rev8a". Es decir, mínimo sufrió 8 revisiones. Recuerdo con cierto rubor lo emocionado que estaba cuando terminé la primera escritura, y la bauticé "Rev1". Luego... vinieron las correcciones. Rev1a, Rev1b, Rev1c, Rev2... con el exterminio de algún personaje por medio. Un trabajo arduo de novato.

2.-Elaborar un guión previo.
En este caso... no podemos escribir aún. Nos debemos parar a pensar durante bastante tiempo. Hemos pensado a grandes rasgos el inicio y el final. Hemos de detallarlo todo en varios niveles; hemos de ser capaces de sintetizar la historia en varias fases. Si conseguimos tanto reducir la esencia de la historia en una Sinopsis corta de 3 párrafos (menos de quince líneas) como expandirla con detalle suficiente (incluyendo descripciones, diálogos cortos, rasgos psicológicos de nuestros personajes) digamos en 20-40 páginas, significa que controlamos la historia y podemos comenzar la Escritura.

¿Cuánto tiempo tardaremos en tener listo nuestro guión? Depende del grado de precisión que queramos. Cuidado: un guión es eso, sólo una guía rápida para avanzar con agilidad. El guión definitivo sería... la novela terminada.

Un guión no debe repugnarnos como algo rígido que impide nuestra creatividad. Debemos ser flexibles, pero con una meta. Con un guión completo nos podremos centrar exclusivamente en desarrollar la historia. Tendremos paradas de inspiración, sí, pero como acontecerán en la redacción del guión no retrasará la acción de la escritura.

En vez de en una barca, estamos navegando en un yate. Una barca es más inmediata, más a nuestro control, más libre; pero puede que más lenta. En un yate, tenemos más rigidez mental, pero iremos más rápido.




19 comentarios:

Pat Casalà dijo...

¡Felicidades por haber terminado tu tercera novela!!! Y gracias por compartir tu manera de escribir, siempre va bien conocer otros puntos de vista.
Yo soy de las que se lanza a escribir con una idea previa y un final y así he acabado cinco novelas en unos nueve meses de media (cada una). A mí lo que me cuesta no es entrelazar tramas o buscar ideas, sino la reescritura, el pulido,...
¡Supongo que cada uno tenemos nuestros hábitos y nuestra manera de encarar el reto de escribir!
¡Ya nos avisarás cuando sale a la venta el libro!

Blas Malo Poyatos dijo...

Uy no,no, Pat, la tercera aún está en curso, pero avanza bien.

Cuando la inspiración nos encuentra, que nos llegue trabajando.

Un saludo

Gonzalo Garrido dijo...

Como siempre, acertado. Saludos

Beren dijo...

Gracias por compartir estos consejos, Blas. De todo se aprende, aunque como comenta Pat cada uno tiene un método de lanzarse. A mi me cuesta más pulir y retocar el fondo, darle más profundidad, que el argumento en lineas generales. Pero mi experiencia es bastante limitada (solo una novelilla) y sobre todo tengo relatos cortos.
Felicidades por tu carrera fulgurante como la mejor de las galeras :) Enhorabuena, de verdad.

Alejandro Laurenza dijo...

Buenas experiencias, Blas. Para tener en cuenta.

Saludos!

Salvador Felip dijo...

Hola Blas,

¡Vaya ritmo que llevas! Veo que no te das un minuto de respiro.

Buena reseña, y el final puede entroncar con otro tema, el de los pros y contras de la novela histórica, y como va proporcionándote un guión de acontecimientos al tiempo que encorseta la historia.

Un saludo

Carlos dijo...

Muy buena reflexión sobre el proceso de escritura. Al final sacarás un libro con tu propio método de escritura, ya verás.
Un abrazo.

Pedro López Manzano dijo...

Hola Blas.
Magnífica serie de entradas temáticas te estás marcando. Felicidades tanto por ellas como por el blog.
Como se dice por aquí, cada uno tiene su método. Yo suelo escribir relatos, y ahora estoy -un poco atascado- con mi primera novela. En efecto ese tirón inicial me dio para 30 páginas, y después tuve que hacerme un guión de capítulos... que a ver si me atrevo a seguir.

Muchas gracias por tus consejos.

Salu2.

Lola Mariné dijo...

Muy interesante! Me he tenido que leer las tres entradas seguidas, jajaja!
Creo que hay tantas formas de escribir como escritores, pero siempre está bien tener unas pautas.
Saludos

B. Miosi dijo...

Admiro a la gente sistemática, metódica, es la que llega lejos. Y tú lo estás logrando, porque te gusta y disfrutas con lo que haces.

Un abrazo, Blas!
Blanca

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Gonzalo, bienvenido. Gracias por tu opinión.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Beren, agradezco los piropos. Lo mío ha sido sólo un inicio afortunado, y cada nuevo escrito es un empezar desde cero.

Los detalles surgen partir de esas ideas generales que son tronco y raíz, una vez que las tienes, el siguiente paso son esos detalles. Insiste y verás resultados.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro, son mi granito de arena en un vasto desierto. Reflexionar sobre cómo escribo también me ayuda a mí.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Salvador, no puedo detenerme. Cuando una idea llega con fuerza hay que aprovecharla y desarrollarla.

Tu comentario acertado me ha dado una idea para la siguiente entrada.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Carlos, estoy satisfecho con que quien las lea pueda sacar reflexiones positivas.

Lo que dices, sí, lo tengo en mente, pero no ahora. Yo aún estoy aprendiendo. Pero dame tiempo.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Pedro, bienvenido por aquí. Sé de que hablas, ya que mí me paso igual. Pero luego pude seguir de forma ordenada creando la historia. Si tu historia tiene fuerza, encontrarás un extremo con el que desenrrollar el ovillo.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola, ¡gracias! A lo mejor no existen tantas formas de escribir, y lo que pasa es que con el tiempo los que esribimos convergemos de forma paralela a métodos similares.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, ¡vaya, gracias por los ánimos! Me esfuerzo; y espero que se note en mis escritos.

Pero tú si que tienes que estar contenta. ¡Menudo debut digital estás teniendo!

Un abrazo

El Barbus dijo...

He llegado al blog gracias a twitter y haberte visto por el blog de Teo. Estoy pegándole un gran vistazo a todo.
Gracias por tu serie "Escribir una novela".
Yo estoy ahora mismo con el principio y el final en mente, además de un marco fantástico bastante desarrollado. Voy poco a poco, creo que lo mejor va a ser terminar de detallar todo el nuevo mundo para poder entenderlo mejor y asber cómo menearme en él, luego vendrán las sorpresas que me puedan dar los personajes.
Sigo con la siguiente entrada, un saludo.