domingo, 8 de agosto de 2010

Los Bosques de la Al-Hamrā

Después de un sábado superproductivo, el domingo lo he dedicado a relajarme, cómo no, paseando por los Bosques de la Al-Hamrā. Después de dos años largos de trabajo, el Patronato de la Alhambra ha concluído la restauración de los doce leones que sostienen la fuente del Palacio de Ridyab, cuya construcción es una de las tramas principales de mi novela.



La editorial me ha dado ya una fecha concreta: "EL ESCLAVO DE LA AL-HAMRĀ" (Ediciones B) saldrá a la venta el próximo 20.10.2010 en toda España. Así que con esa gran noticia tenía la excusa perfecta para subir a la Al-Hamrā, para deleitarme en detalles para mi página Web.



Los dos leones del Maristán suspiran por más visitantes, olvidados, mientras sus doce primos más famosos y estilizados se llevan los suspiros y las alabanzas.

Después de una visita siempre interesante al Museo de la Alhambra, en el Palacio de Carlos V (gratuita), busqué la entrada de la Cripta, donde se han colocado las seis parejas de leones (porque son parejas, hembra y macho, cada uno de ello con sus propia singularidad), con la decepción de que los domingos sólo se permite la visita con el ticket de visita a los Palacios Nazaríes. Para quien desee verlos gratis, hay que ir Viernes y Sábados de 20 a 22 horas. Pronto regresarán a su patio. Así que el próximo finde será mi oportunidad, antes de subir a las Alpujarras a disfrutar del frescor de una tierra de belleza casi virgen.



Tomé unas fotos de la Puerta del Vino, a través de la que se cruzaba un foso que separaba el recinto militar de la Alcazaba y el recinto palaciego, cogiendo detalles de los aleros, las ventanas y celosías, las arboledas, los arcos, evitando siempre al mayor enemigo de las fotos: ¡el turista que se pone en medio!. Descendiendo por la cuesta hacia Plaza Nueva, las penumbras del Bosque de la Al-Hamrā hacían soportable las altas temperaturas, ¡hasta 40ºC en la ciudad moderna!. Y es que la Al-Hamrā recibe los vientos frescos del Yabal Sulayr, la Sierra Nevada, donde aún hay nieve, ¡sí, nieve en pleno mes de agosto! Los neveros de la sierra se ven blancos desde la ciudad.





Intenté descubrir entre la frondosa vegetación el Arco de las Orejas, trasladado desde la puerta de Bib-al-Rambla, donde los almotacenes colgaban las orejas de los ladrones y pillos capturados, como advertencias a los maleantes, pero se ve que bajé por la cuesta equivocada. En otra ocasión será.

Pronto, muy pronto, el visir Ibn Zamrak volverá a andar entre los olmos y las celosías.

En cuanto tenga noticias de la portada os la mostraré. Terminó julio. Septiembre llegará cargado de novedades.

12 comentarios:

Sergio G.Ros dijo...

Jo, pues con unos escenarios así y tu habilidad para llamar la atención del lector estoy seguro que el éxito de la novela está asegurado. Como bien dices, ya pasó Julio, y queda bien poco para Septiembre, un mes con muchas novedades...
Un abrazo.

Roderico Pondivino dijo...

Bravo. Es bueno saber ya la fecha. Por cierto, me casé el 21 del mismo mes... casi.

Martikka dijo...

Qué bien... Queda tan poco tiempo, ¿cómo van tus uñas? je,je...

Abrazos

Alejandro Laurenza dijo...

Qué lindas fotos, Blas! Una razón más para leer tu novela.

Un abrazo,
Alejandro.

Armando Rodera dijo...

Preciosa entrada y magníficas fotos, Blas. La Alhambra es un lugar mágico, maravilloso y seguro que tu novela habrá captado la magia escondida en esos muros.

Yo la he visitado dos veces, pero ya tengo ganas de verla otra vez. Eso sí, esperaré a que coloquen de nuevo los leones, que los vi el otro día por televisión como los acicalaban.

Ya te queda muy poquito, maestro. Espero que la impaciencia no acabe contigo.

Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio, si al final me lo creeré, que venderá algún que otro ejemplar. Tengo unas ganas inmensas de que llegue Septiembre, por varias razones.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Jesús, pues ya sabes lo que tendrás que 2regalarte", de aniversario.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

¡Hola Marta! Qeuda poco, pero se me hace eterno, intento no pensarlo concentrándome en la lectura y la revisión de mi siguiente libro. Cosa, debo decir, que consigo, porque me tiene absorbido.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro, ¡espero que llegue también a aquellos lares en poco tiempo!

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando, la verdad es cualquier excusa es buena para disfrutar del entorno, y pararse en los detalles, minúsculos, de sus rincones. Siempre se ve con nuevos ojos.

Un abrazo

Francisco dijo...

Hola Blas,

Como Septiembre está a la vuelta de la esquina, he entrado a ver si había fecha y me he encontrado con la decepción de que tendré que esperar hasta Octubre. Lástima, yo que preveía una avalancha de dedicatorias el 2 de octubre.

En fin, esperaremos impacientes

Un abrazo

Paco

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Francisco. También hubiera deseado que fuera antes, pero los autores conocidos tienen preferencia. El mercado manda.

De todas formas, octubre está también a un tiro de piedra.

Un abrazo