domingo, 7 de abril de 2013

"El señor de Castilla", el día 10 de abril

Ya estamos de pleno en 2013, nuevo año de crisis. Nos siguen rodeando noticias negativas y pesimistas, un sube y baja de preocupaciones que se sobrelleva como se puede día a día, de semana en semana, temiendo que el telefóno suene y cuente lo que uno más teme. Y ya estamos en primavera. La naturaleza sigue y he aprendido una cosa: que la naturaleza no entiende de hombres, tiene su propio reloj, sus propias razones que son independientes del euro, de la deuda soberana, de la prima de riesgo, de Corea del Norte, de las redes sociales, de la vanidad y ambición humanas. Que en la realidad gris que nos rodea y que no cesa de bombardearnos con negatividad hay que saborear los pequeños logros que se consigan día a día y disfrutarlos como grandes triunfos, aunque sean minúsculos, porque que nos llenen de alegría por un momento tiene un inmenso valor.

Tengo la alegría de anunciaros que el próximo miércoles 10 de Abril de 2013 estará en las librerías mi tercera novela, "El señor de Castilla" (Ediciones B), que transcurre entre Sevilla y Jaén, y que es una novela espejo de mi primera "El esclavo de la Al-Hamrá", también publicada por Ediciones B.





Os dejo aquí la sinopsis que va en la contraportada: 






Sevilla, 1342. Al mismo tiempo que dos reinas deciden el destino de Sevilla y de la Corona de Castilla a través de sus vástagos, un jienense llamado Bernardo se embarca en las guerras contra el infiel junto a su señor Pero Gil, vasallo fiel del rey Alfonso Onceno. Pero dos manos gobiernan al rey: una, blanca y fría, de la reina María de Portugal; la otra, de color canela y sevillana, de Leonor de Guzmán, su fogosa amante.

Alimentados por sus intrigas y pasiones, dos hijos del rey se odiarán hasta cubrir de sangre el reino, dividido entre el infante Pedro y el bastardo Enrique. Mientras, de las cenizas y del recuerdo de la Isbiliya almohade, un mudéjar toledano levantará a orillas del Guadalquivir un sueño, un oasis de azahar y sosiego entre tanta violencia, ansioso por alcanzar la gloria humilde del artesano y la eternidad.

Gil, señor de las Torres Oscuras, buscará la forma de sobrevivir a los estertores que sacuden el reino en una época en que la palabra dada decide la vida y la muerte de un hombre, y en la que Bernardo quedará atrapado en Sevilla entre el deber y el honor, y la razón del corazón, hasta el momento final en que la tierra se torne bermeja.




En una de las solapas podréis encontrar un pequeño texto de presentación:

«Las torres oscuras aún desafían al tiempo y a los reyes en tierra de Jaén. Un mar infinito de olivos bebe ahora de la memoria de la tierra en la que antes reinaba el cereal y donde señores y vasallos medraban entre los rigores de la vida y la amenaza de la guerra. Únete a ellos y recorre los campos de azafrán de Úbeda, las tierras feraces regadas por el río Guadalquivir, deja atrás Córdoba y atiende a la llamada del rey en Sevilla, ciudad de azahar, almenas y poetas, donde dos mujeres tejen a su sombra los deseos ardientes de sus vástagos y el destino del Reino de Castilla.
 

Desnudos nacemos y desnudos moriremos cien veces antes de comprenderlo: solo somos ceniza en la tierra de la que beben los olivos. Que nos sea leve. Y sin embargo... aún atesoramos esperanza.»
 

Blas Malo


Estoy organizando presentaciones en Sevilla, en Granada y en Jaén. De momento en Granada tengo novedades: presentaré la novela en la Feria del Libro de Granada el día 20 de abril, sábado, a las 18:00 horas, en la Sala Zaida (junto a Plaza Fuente de las Batallas) presentado por el escritor Antonio Martín Morales, y a las 19:00h estaré en el stand de firmas.

Si os animáis, os espero por allí.


7 comentarios:

Neftis dijo...

Enhorabuena por esta tercera novela y que firmes muchos ejemplares por todas partes.

Un saludo ;-)

Beren dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beren dijo...

¡Enhorabuena, Blas!

Muchos ánimos en esta nueva andanza literaria.
¡A por ellos que son pocos y cobardes!

crónicas de un e-writer dijo...

Buena suerte con "El señor de Castilla", Blas, y que vendas muchos ejemplares y en muchos idiomas.

Un abrazo y buenos pájaros.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Neftis, queda poco para las ferias del libro. Espero firmar algunos, un cordial saludo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Beren, ¡gracias! Creo que la historia que cuenta va a gustar. Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Crónicas, que te deseo se cumpla :) Un abrazo