domingo, 11 de marzo de 2012

Debate: ¿Inflación novelesca?

A raíz de una entrada en el foro ABRETE LIBRO, se ha entablado un debate interesantísimo sobre la situación actual de la novela histórica en nuestro país.



El germen de este debate ha sido la cuestión si no hay un exceso de títulos en las librerías, y si eso ha supuesto una pérdida de calidad narrativa. Comenzaba el debate Shevek:

Una cuestión para motivar un debate, no es referencia a ningún autor u obra en concreto.

En los últimos tiempos estamos asistiendo a lo que yo llamaría como "inflación" de novela histórica, gran parte de ella de origen patrio, pero lo mismo ocurre en el ámbito anglosajón. Todos los años aparecen decenas de títulos que barren prácticamente todos los siglos (más antigua y medieval que otra cosa, pero también moderna y contemporánea). Yo diría que no queda ni un emperador romano por novelar, ni un rey o reina de Castilla o Aragón.

Al mismo tiempo, muchos de estos títulos (no todos, ni mucho menos) se centran en la "historia oficial" hablando de reyes, nobles o emperadores, en el que el pueblo llano solo aparece para dar color a la historia?

Y yo pregunto, ¿no es excesiva tanta novela histórica? Por supuesto que está bien que se publique y cuanto más mejor, ¿pero no repercute ello en un detrimento de la variedad argumental y narrativa? ¿No corre el riesgo de etiquetarse todo este género, en el que figuran obras de gran calidad, junto a otras más mediocres, dentro de un subgénero comparable a la novela romántica o a la fantástica de espada y brujería, ocupando estanterías al por mayor en las que es muy difícil destacar cuáles son realmente excelentes?


A partir de ahí se han sucedido diversas aportaciones, os resumo a continuación las principales cuestiones:

-Aunque sea debido a una moda pasajera, un exceso de títulos no significa que haya bajado la calidad narrativa de las novelas. En todo caso, más títulos va en beneficio del lector, que tiene más que donde elegir. Y es el lector el que tiene la última palabra para decidir qué obra prefiere.

-Nuevas herramientas como GOOGLE EARTH y GOOGLE BOOKS han facilitado mucho el proceso de documentación previo a la escritura de una novela histórica. La actual época de Crisis relanza el valor de la literatura como vía de escape, de ahi parte del auge de la novela histórica.

-Por muchos títulos que existan, hay mucho que contar. Son más interesantes las vidas y hechos de personajes culturalmente relevante, que un personaje anodino del pueblo llano.

-Los lectores de novela histórica buscan por un lado entretenerse pero por otro aprender un poquito más sobre una época concreta. ¿Cumplen esos dos objetivos tanto las novelas históricas como las novelas ambientadas? Parece que sí, que ambas categorias pueden ser perfectamente válidas.

-Una opinión dice que de aquí a nada va a ver más escritores que lectores, abierta la posibilidad de autopublicar en AMAZON.

-Hay muchos títulos que se disfrazan como novela histórica para vender más, cuando en realidad no lo son.

-Hay un dilema entre hacer hablar a los protagonistas con rigor, de la forma de su época, o hacerlo de forma del s.XXI, para que los lectores lo comprendan todo mejor, aunque sea a costa del rigor.

-En la novela histórica se corre el riesgo de reinterpretar la historia de forma poco objetiva, y con ello, "engañar" al lector sobre la verdad histórica. ¿Pero existe esa verdad histórica objetiva? Complicada cuestión...

Todo esto y más se está tratando en el foro, os dejo el enlace aquí

Termino dejándoos la opinión que me transmitió una lectora ayer:

"Los lectores os tenemos que agradecer a vosotros, los escritores de novela histórica, que nos transmitáis a nosotros los lectores todo ese conocimiento del pasado de nuestras ciudades, de la Historia de nuestro país, de forma comprensible y amena; sois los intermediarios necesarios entre los eruditos y catedráticos, investigadores y arqueólogos, y los lectores de a pie de calle, que queremos saber más."

6 comentarios:

Alejandro Laurenza dijo...

Particularmente, creo que se escribe de todo: novela en todas sus variantes, poesía, cuento, ensayo. Lo que sucede es que hoy por hoy la mayoría de los lectores prefieren la novela, y si es histórica mejor. Y entonces las editoriales apuestan fuerte por el género, que les da un buen beneficio.

Por otra parte está la conciencia del escritor. Aquel que le fascina la historia, y sabe cómo novelarla, estará en su salsa. Los que gustamos de leer alguna que otra obra del género, pero no sentimos que sea nuestro lugar en la literatura, mejor ni meternos.

Siempre estarán los que dejen de ser fieles a sí mismos, por la conveniencia del momento, y probablemente sean su producciones las más prescindibles. O quizá no, quién sabe.

Un abrazo.

Salvador Felip dijo...

Un debate interesante que aparece de vez en cuando.

Creo que todo el mundo está de acuerdo en que la cantidad de novelas que se publican es ingente. Eso implica que no todas tendrán la calidad que se desearía pero, a diferencia de lo que expresaba el primer comentario, implica una mayor diversidad. Al existir más oferta se puede leer sobre épocas que antes quedaban relegadas, y eso me parece un avance muy positivo.

En cualquier caso, ya llevo tiempo escuchando que la novela histórica está en descenso.

Un saludo

Blanca Miosi dijo...

Yo también llevo tiempo escuchando que la novela histórica está en descenso, pero al parecer los lectores no se han enterado. Recuerdo que hace tres años presenté mi novela a dos agencias y en una de ellas me dijeron que no publicaban "Histórica". La otra agencia la recibió de inmediato y en tres meses estaba publicada. Y sigo viendo las novelas de ficción histórica encabezando las listas. Y como siempre, hay de todo en el mercado. Desde verdaderos bodrios hasta las más exquisitamente documentadas.

Abrazos,
Blanca

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro, hay que ser comprensivo con las editoriales, son negocios, al fin y al cabo. Y siempre habrá novelas escritas por deseo propio y otras por encargo (que no tienen que ser ni peores ni mejores)

Que hay mucho, cierto. Que hay crisis, también. Que los lectores y el boca a oreja tienen la última palabra, un dogma.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Salvador, en estos tiempos, qué hay queno esté en crisis. Una vez que los escritores han dado a luz su obra y la han promovido lo mejor que han podido ya la obra no es suya, es de los lectores. Y ellos deciden.

Tener diversidad es bueno, luego llega la selección natural, y quedan los supervivientes.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, pues o sé si hay descenso o no. Lo cierto es que Histórica no es el género que más vende, aunque esté tan en boga. Concentrémonos en escribir y avanzar poco a poco.

Y eso no es poca cosa.

Un abrazo