domingo, 12 de julio de 2015

Dos reflexiones de escritores

Se necesita ilusión para escribir. A veces esa ilusión nos falta.
Entonces, buscamos ejemplos.

Los comienzos de los que ahora son autores aclamados por el público y la crítica son historias de personas corrientes que nos emocionan porque, en algún momento, siendo personas tan corrientes y anónimas como nosotros, escribieron su primer libro. Empezaron con uno, de alguna forma, de alguna manera. A pesar de que ya en su momento todo el mundo editorial parecía tan complicado como ahora. Consiguieron empezar; perseveraron años; y una combinación adecuada de talento, oportunidad y suerte les trazó el inicio de su carrera con un éxito. El primer gran éxito.

Por eso, si alguno de esos autores ofrece algún consejo de forma desinteresada, puede ser interesante escucharles. Se puede aprender de ellos, ¿por qué no?  Un buen consejo que inyecte ilusión puede ser más efectivo que cualquier curso o masterclass sobre cómo escribir.

Isaac Asimov (1920-1992)


"El secreto de mi creatividad es sencillo. ¿Cuándo escribo? Cuando no estoy haciendo ninguna otra cosa."



Ken Follet (nacido en 1949)


"¿Que los jóvenes leen poco? ¿Que los libros no pueden competir con el ocio digital? No es cierto. Para que los jóvenes prefieran los libros al ocio digital sólo hay que hacer una cosa: escribir mejores libros."


Sobre la cita de Isaac Asimov: fue pronunciada en una larga entrevista realizada en 1988 por el periodista Bill Moyers, donde el escritor habló sobre lo que opinaba acerca de la ciencia, la religión, la literatura, la vida... Bill Moyers le preguntó cuál era el secreto de su prolífica carrera literaria, con más de 400 publicaciones entre novelas, ensayos, estudios científicos. Fue explícito: tenía una vida estresada. Tenía su familia, sus obligaciones académicas, sus hijos, sus conferencias, sus entrevistas.
Frente a autores que expresan que escribir es lo más importante para ellos, para Asimov lo primero era vivir. No sobrevivía de la escritura, que siempre vio como una actividad complementaria a sus ingresos académicos. Vivía cumpliendo con todas sus responsabilidades y luego, sólo entonces, si encontraba tiempo, escribía. Y si no lo encontraba en un día concreto, no se preocupaba: el día siguiente sería un nuevo día lleno de oportunidades, de nuevas ideas y quizás, con un momento para escribir.
Claro, que tenía una ventaja. Dormía poco. No tenía insomnio, necesitaba pocas horas de sueño profundo para despejarse. Estaba acostumbrado desde su juventud en la pastelería de sus padres a madrugar y realizar jornadas de hasta 16 horas. Y la escritura para él no era sólo el acto mecánico de escribir, sino también el de imaginar. Él tenía imaginación; era capaz de crear en su cabeza en cualquier momento o instante. Sólo le faltaba pasarlo a máquina al papel. Era veloz tecleando: era un animal al teclado de su máquina de escribir, decía que era capaz de teclear mucho más rápidamente que escribiendo palabras a mano. La vida le inspiraba, la Historia le inspiraba, la Ciencia le inspiraba. Su propia ilusión le ilusionaba.

Sobre la cita de Ken Follet: fue pronunciada en una entrevista realizada en el programa británico "Eye to Eye" en 2011. En ella habla de sus orígenes, de sus inicios, de su última trilogía "The Century" y también sobre el futuro, sobre los libros electrónicos, sobre internet, sobre las nuevas juventudes. Se expresa con claridad meridiana. El ocio digital está entre nosotros y los jóvenes son afortunados al tener tantos elementos de ocio para divertirse. ¿Se lee? Sí. Más que antes. Los niños leen, si encuentran algo que les guste leer, y pone sin tapujos como ejemplo la obra de J. K. Rowling ("Harry Potter"). No entra a discutir si leer a Rowling en vez de Shakespeare es motivo de rasgarse las vestiduras (compárese la polémica sobre los jóvenes españoles y el Quijote de Cervantes), sino que el mismo hecho de leer algo que les entusiasme es para celebrarlo. "Esas larguísimas colas para comprar el libro sobre Harry Potter indican que quieren leer lo que les gusta". Que hay más lectores que antes, sólo hay que ofrecerles libros de su interés para que lean en vez de jugar a las videoconsolas. Y él lo tiene claro: ante tanta demanda de ocio, para que se lea más por parte de jóvenes y adultos, sólo hay una forma: hay que escribir mejores libros.
La pregunta del millón sería: ¿qué es escribir mejores libros? Para Ken Follet, es escribir libros que involucren emocionalmente al lector, que hagan que no quiera dejar de leer, sobre temas que el lector quiera leer. No habla de críticos literarios. Ken Follet, en otra entrevista, lo dijo claro: tener cien millones de lectores es mucho más satisfactorio para él que ganar el premio Nobel de Literatura. Los lectores son los jueces.

9 comentarios:

Bibliotecario dijo...

Pues en esa misma línea añado dos libros que son "Mientras escribo" de Stephen King y "Zen en el arte de escribir" de Ray Bradbury. Son dosis masivas de ilusión por el arte de contar historias.
Bibl

Obat Penyakit Tumor Otak dijo...

Every successful person must have a failure. Do not be afraid to fail because failure is a part of success.

crónicas de un e-writer dijo...

Lo que tiene el escribir cuando se alcanza el éxito en ventas es que ello te sumerge de lleno en el mundo de la creatividad, y pienso que la creatividad está entre esas cosas que dulcifican la vida. Por eso cuando escribimos también buscamos el triunfo económico.

Sin embargo, cuando se tiene escaso éxito con lo que escribimos hay que andar con un pie en este mundo y otro en aquél; pero es entonces cuando de verdad se ve que necesitamos escribir, aunque sea sin cobrar; o dicho de otra manera, que necesitamos nuestra porción de creatividad para ir tirando.

Un abrazo.





Lola Mariné dijo...

También decía un escritor, no recuerdo ahora quien, que escribía porque no podía dejar de hacerlo.
Eso nos pasa a muchos, todo lo demás, son efectos colaterales que a veces nos animan a seguir y otras veces ponen piedras en nuestro camino, pero ahí estamos.
Saludos.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Bibliotecario, apuntados quedan. Hay que ser positivo. EL mundo ya tiene suficiente negatividad. Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hello, Obat. Failure may be success, if it show you a new way. What is difficult is to choose the right new way.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Crónicas, de acuerdo en todo. Creatividad es hacer lo que uno desea de verdad. Todos necesitamos salir de las ataduras de las obligaciones y rutinas del día a día. Yo necesito escribir todos los días, y leer. El día, con todo lo que ofrezca, es día perdido para mí si no leo y escribo. Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola, quien vive esta droga que es imaginar por escrito, lo sabe. Es una droga. Y muy adictiva. No todo el mundo lo entiende: sólo otro enfermo lo comprende sin dudar. Un saludo

obat pemecah batu empedu dijo...

espera visitar su blog, me dieron información útil y ampliar mis conocimientos. Espero tu blog siempre puede proporcionar información adecuada. Gracias, deseamos todo el éxito