domingo, 10 de junio de 2012

Hasta un 40%

Estamos en el final de la Feria del Libro de Madrid 2012, y se cumplen los pronósticos más negativos. Muchos caseteros reconocen abiertamente que este año sus ventas han caido entre un 20 y un 40%, respecto al año pasado (que ya tenían un descenso del 12% respecto al 2010).

Eso quiere decir que en dos años, el negocio de los libreros se ha reducido en algunos casos hasta un 50%. ¿Puede un negocio sobrevivir por mucho tiempo con esa pérdida de margen? Es un misterio para mí. Los números son sencillos.



Como indica Ricardo Galli en su blog:



El proceso de publicación un libro tiene varias partes:
  • Autor: Es el que produce el manuscrito que se entrega a la editorial, obtiene entre el 8 y el 15% del precio de venta del libro. Puede tener un agente para negociar condiciones con la editorial, los agentes se suelen quedar con un porcentaje de los beneficios del autor.
  • Editorial: Es la que se encarga de seleccionar manuscritos, traducción o edición, maquetación, diseño, foto cubierta, promoción y finalmente de la impresión (detallada más abajo por el interés que tiene saber el coste del “papel”). A la editorial le corresponde aproximadamente el 40% del precio del libro, de los cuales el 10% es para impresión. El beneficio de la editorial es aproximadamente el 10% del precio.
    • Impresión: La impresión del libro de papel varía entre el 5% para grandes tiradas, al 20% para impresiones más pequeñas (la impresión del último libro de Dan Brown costó 1€ por unidad).
  • Distribución: Son las empresas que recogen los libros en sus depósitos, los distribuyen a las tiendas, y en general asumen las pérdidas por los libros devueltos. También se encargan de hace promoción, gestión e información de las ventas a la editoriales y autores. Son las que deciden qué porcentaje se quedan y qué porcentaje dan a los vendedores. Su parte representa aproximadamente el 20% del precio del libro, como las editoriales, obtienen un 10% de beneficio sobre el precio de venta.
  • Venta al público: Las librerías y grandes superficies. Representa, sin los descuentos, aproximadamente el 30% del precio del libro. El coste aproximado de almacenamiento y gestión es el 10%, por lo que el margen comercial (sin los descuentos sobre PVP)  ronda el 20%.

a) Un ejemplo, una Libreria media digamos vendía en 2010, 10.000 libros a 20 € = 6 €/libro x 10.000 = 60.000 €, y de eso digamos que tiene costes fijos (tienda (8000 €), dos empleados (2x21.000 €)) por 50.000 €. Beneficio en 2010: 10.000 €
b) En 2011 vende un 12% menos de libros, y los gastos se incrementan un 5% (inflación): 8.800 uds a 20 € = 6€/libro x 8.800 = 52.800 €, y costes fijos 52.500 €. Beneficio en 2011: 300 € (al menos, cubre gastos)
c) En 2012 vende un 30% menos de libros respecto 2011, los gastos se incrementan un 2.5% y los libros los vende un 5% más baratos:
6.160 uds a 19 € = 5 €/libro x 6.160 uds = 30.800 €, costes fijos 53.813 €. Beneficio en 2012: -23.013 €. ¡Pérdidas!
Solución: despedir a un empleado para reducir costes fijos en 21.000 €. No es suficiente: al empleado que queda le reducimos el sueldo en 3000 €. Entonces, costes fijos = 53.813 -21.000 -3.000 = 29.813 €, con lo que Beneficio en 2012: 30.800 -29.813 = 987 €. La librería sigue abierta.
d) ¿Qué pasará en 2013?

Todo indica que será un año dramático para las librerías. ¿Qué pueden hacer para reinventarse? Quizás reorganizar su negocio para no ser sólo vendedores de libros, sino también de actividades culturales asociadas (rutas turisticas literarias, visitas guiadas, presentaciones en colegios y bibliotecas.. incluso distribuidores de ebooks con descuentos), o especializarse en géneros que vendan mucho (con lo cual, los géneros que vendan poco, no los venderá nadie). O yo qué sé.

Autores, libreros, editoriales, tenemos que esforzarnos en ofrecer a los lectores algo diferente, que busque la excelencia, a un precio adaptado al presente, y que además ofrezca "algo más". Ese "algo más" (que aquí opinen los eruditos sobre qué puede ser eso) marcará la diferencia el próximo año.

9 comentarios:

Igor dijo...

La estructura de costes del negocio es, sencillamente, un dinosaurio. Insostenible.
He adquirido unos acres y ahora planto rábanos.
Saludos.

Blanca Miosi dijo...

Hay gente que ha asistido a la feria y me ha dicho que no se podía caminar del gentío y de la gran cantidad de libros que llevaban. Sin ir más lejos, Félix compró como 15 libros, los fotografió y todo (incluyendo el mío)
Creo que las librerías, distribuidoras, agentes y editoriales tendrá que hacer una revisión de costes, pues actualmente el fenómeno de la crisis económica unido al de la venta de libros digitales está dado otra visión a la literatura.

Besos,
Blanca

Salvador Felip dijo...

La verdad es que los números no suelen engañar, y pocos son los negocios que se ven capaces de asumir una bajada de un 30% en las ventas, eso hunde a cualquiera.

Te falta una tercera derivada en los cálculos. Hay librerías que no pueden asumir la bajada, ya sea porque no pueden despedir a nadie o porque ya andaban muy justos. Esas cierran, por lo que sus clientes van a otras que siguen abiertas. Si se han perdido durante la crisis un 10% de las librerías antiguas el resto reciben sus clientes, y por eso pueden ir tirando.

Aún así, negro futuro como esta crisis se prolongue demasiado :(

Un saludo

Lola Mariné dijo...

Tantos numeros me marean, pero parece que es cierto que las ventas han bajado.
Por lo que me han dicho, había mucha gente en la feria, pero no tanta compraba libros.
En fin, ya vendrán tiempos mejores.
Saludos!

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Igor, el negocio tendrá que adaptarse para sobrevivir... o cambiar de negocio. Menos librerías, más especializadas, quizás.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, los que leen mucho (y compran mucho) al final en la ferias obtienen un 10% de descuento... en cantidad, compensa.

La verdad es que los libreros están asustados, pero no veo que a nadie se le ocurran ideas nuevas para un modelo de negocio que parece, está quedando desfasado.

Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Salvador, yo creo que además el número de lectores que compran libros físicos también ha descendido, con lo que si además dejan de tener una librería cerca, menos comprarán.

Y creo que aún queda crisi para rato... 5 o 6 años. Y nada será igual que antes.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola, bueno, siempre vendrán tiempos en todo caso difeerntes. Hay que adaptarse al momento en que estamos.

Un saludo

Mauro Hinojosa Alcántara dijo...

Hola a todos. Estoy totalmente de acuerdo con Blas en que hay que proponer nuevas ofertas. Valorar los nuevos formatos y reinventar el negocio. Hablo desde la ignorancia, pero ante una acción cabe una reacción. Hay negocios que han sabido sacar provecho en estos tiempos, leyendo bien las mareas de necesidades de la clientela y adaptándose a ellas. En el fondo, el objetivo es sobrevivir unos años, no hacerse rico en un par de meses. De nuevo, hablo desde el exterior del mundillo, pero estoy seguro de que habrá fórmulas dentro de lo que permiten las editoriales para facilitar el producto al público y hacerlo más atractivo. La especialización también podría ser la clave. Es quizá el valor más claro frente a las grandes superficies, bien unido al trato personalizado.