martes, 9 de junio de 2009

¡¡¡Brain Storming!!!



Ayer tuve la reunión prevista, a la hora acordada, con precisión suiza (tal vez sería mejor decir alemana). En cuanto sonó el telefóno fijo me atrincheré en mi despacho, cerré las lamas de la persiana de la ventana, atranqué la puerta y apagué el móvil de empresa así como la pantalla del ordenador.

-¿Sí, Diga...me?´
-¡Hola!¿Blas?¡Qué tal, soy XXXX de la Agencia YYYY!¡Encantanda de oírte!
Hecho un flan y con ese inicio mío tan poco espectacular comenzó mi primera entrevista de trabajo en el mundillo de la escritura.

Después de las presentaciones de rigor, tuve examen de historia. Esto es, tenían dudas sobre ciertos aspectos históricos, que pude responder sin problemas. Tengo mis deberes hechos. Después pasamos al análisis de la Sinopsis, ¡y se desató la tormenta de ideas! Dimos mil vueltas a la trama, del derecho y del revés, cambiándola, sacando personajes de la chistera, matando a algunos, resucitando a otros, modificando escenas del libro, ¡buff! Un montón de "inputs", como los llamó ella.

Algunas sugerencias son aceptables, otras chirrían o entran en contradicción con lo propiamente histórico y documentado, otras no me parecen adecuadas. Mientras me soltaban más y más sugerencias y cambios, sin duda dictados por su experiencia, me preguntaba yo ¿pero qué va a quedar de mi novela?¿Tendré que reescribirla entera?

Exagero, claro. Me toca analizar sus sugerencias, ver cuáles me parecen ok y cuales no, justificar el por qué y rehacer la Sinopsis (será Rev5). Pero de momento acepto todo. Ya tocará tiempo de discutir.

La opinión general: muy positiva. Creo que se toman con paciencia mi libro, y creo que van a tener que dedicarme bastante tiempo, y ellos lo saben (novato, primera obra, la Crisis, etc) ¡y aún así están dispuestos a ello! Esto va a ser como ir a la escuela: a aprender todo lo que se pueda.

Digo yo, que si EEDLA les causa tal tormenta cerebral a mis Agentes ¡es porque algo tiene!. Sólo falta ordenarlo todo y dejarlo bien pulidito para editor y para el lector.

10 comentarios:

Morgan dijo...

hola Blas, te sigo hace tiempo, pero hasta ahora terminar mi novela para mi editora me tenía enclaustrada.
leyendo tu experiencia, me pregunto si ya has firmado un contrato con la agencia.

A mi en una revisión de otra novela que saldrá en enero, una editorial se puso en contacto conmigo , me dió muchos halagos , me pidió una serie de ampliaciones antes de firmar nada pero con la promesa de publicar.

Cuando hice todo lo que me pedían y más, al cabo de 2 meses de un trabajo exhaustivo, me reuní con el editor....y me dejó en la estacada. Todas las ampliaciones habían sido una forma de mantenerme enganchada, pero al final no me publicaría la novela porque no ocurría en España que era lo que buscaban y la mia sucede en los ángeles.
Eso lo sabían desde el año anterior que se la envié...
Ten cuidado, no es por desilusionarte, pero ten muy claro lo que deseas por tí mismo y lo que estás dispuesto a hacer.
si al final no vas a reconocer tu obra con tanto cambio, ¿ vale la pena ?
yo me negué a destrozrala como me pedían ( la verdad cosas hiperridículas sin pies ni cabeza ) y un mes después encontré a mi editora que no ha cambiado ni un ápice.
Hablando por teléfono me plantó 2 contratos via email que luego firmamos ante notario , incluso para la novela pendiente de terminar con solo saber de qué iba.

en septiembre saldrá esa novela y la siguiente en Enero a nivel nacional.
te dejo mi blog para que me conozcas y te deseo toda la suerte del mundo.

Verónica Butler.

unhombreherido.blogspot.com

Proyecto de Escritora dijo...

Vaya, pues pinta muy bien, aunque si tuviera que hacer yo todo lo que te han mandado, no sé yo si seguiría adelante, puff...
Mucho ánimo y ya que se toman tantas molestias pues tu ahi a cambiar lo que digan, jeje. Pero claro, hasta cierto punto, que tampoco vas a cambiarla entera. Supongo que sabrás hasta donde estás dispuesto a ceder, ya que te mueves cada vez mejor en el mundillo editorial.
Gracias por contarnos tu experiencia!
Besos!

Arwen Anne dijo...

ojalá estuviera yo ya en tu situación, ojalá. Algún día pasará y me partiré la cabeza, pero claro, tengo muy claro que hay cosas que no van a cambiarse por mucho que me digan, lo demás... bueno, si hay que hacerlo se hace, pero ya te digo, ojalá estuviera yo como tú.

Suerte y no te rindas, verás como lo olvidas todo cuando veas el libro impreso.

besos

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Verónica, gracias por pasarte. Pues sí, tengo contrato firmado con mi Agencia, afortunadamente. Son gente con experiencia, y de momento no tengo razón para desconfiar de ellos

Sé lo que preguntas: si siento que están mutilando mi novela o haciéndola irreconocible. No. Lo principal está intacto. Retocamos todo lo demás. Me toca pensar en sus propuestas y ver cómo puede mejorar la obra.

De todo esto espero aprender mucho.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Elena, ¡gracias por los ánimos! Que nadie da duros a cuatro pesetas ya lo sabe todo el mundo. Tendré que aplicarme.

Es una oportunidad que no debo desaprovechar. Ya que se preocupan por la novela, qué menos que escucharles.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Mª Carmen, vi el Castillo de Niebla, nosp illa retirado. Haremos una escapada más cercanita. Gracias por pasarte. No me considero extraordinario, seguro que hay al menos mil que escriben mejor que yo, pero la oportunidad me ha surgido a mí.

Hay que ser insistente y no rendirse.

Un saludo

B. Miosi dijo...

Por todo lo que cuentas la editorial es bastante seria y detallista a la hora de ofrecer a sus escritores. Ellos desean dar la mejor cara, y una sinopsis es tu carta de presentación, y la de ellos, claro.

Me llama mucho la atención que sea una agencia y no una editorial quienes te pidan hacer cambios o cosas de ese tipo, claro, soy nueva en esto, y a lo mejor no sé muy bien cómo actúan las agencias.

Tú sigue adelante, es una gran oportunidad la que se ha presentado.

Abrazos,
Blanca

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca. La agencia en mi caso es la que hace buena parte del trabajo del editor. Me pregunto si no será porque ya le tienen buscado un destino a la novela, y conocen al dedillo qué le gusta y qué no al editor.

Un saludo

Guillem López Arnal dijo...

Hola Blas.
Buena conclusión. Ninguna agencia perdería el tiempo con un autor novel, dando consejos, correcciones y mejoras si no fuese porque confía en la salida de la obra. Al fin y al cabo son una empresa y deben cuidar sus inversiones. Si además ya has firmado contrato y los cambios son a nivel estilistico, adelante.
Buf! vuelta a comenzar con la corrección. La verdad, es un trabajo muy pesado, ánimo!
Un saludo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Guillem. Si me aconsejan será por una razón poderosa, y no creo que lo hagan por simple gusto ni para perder su tiempo, ni su dinero (time is money)

¡Corrección tras corrección! Bien, debe hacerse. No está mal, además me han desvelado algunos errores que a lo mejor yo, con la venda de ser el creador, no los había visto.

Un saludo