viernes, 28 de marzo de 2014

Mi reflexión de dos días de novelas e Historia: Jornadas de Novela Histórica de Granada

Han pasado dos semanas desde las II Jornadas de Novela Histórica de Granada. Como director, como autor ponente, como lector.... se pueden dar diferentes puntos de vista. Creo que el evento ha vuelto a ser un éxito, a pesar de tener que pelear contra el buen tiempo. Éxito por la presencia de un público fiel, por una buena organización, por un magnífico stand de libros, y por una enorme calidad en las mesas de ponencias. Ninguno de los autores defraudó ni dejó indiferente. Todos consiguieron iluminar y acercar el pasado al público. Ese es el logro y el objetivo de las jornadas, dar una pincelada de otras épocas y que puedan acceder a ellas a través de los libros.

La parte pública de la literatura es la parte bonita que se ve, que atrae, que da una aureola de glamour, de fama, de vanidad, a lo que es Escribir.. La parte que no se ve es más anónima y sacrificada.



Las jornadas han sido posibles, primero, porque existen escritores. Personas que dedican tiempo personal y horas de no-sueño a una afición que tanto les apasiona que les lleva a involucrarse en eventos y jornadas. ¿Por el glamour, por la fama vana, por un reconocimiento, un prestigio fatuo? No, creo que no. Hay algo más. Es porque no comprenden cómo algo que tanto les apasiona no apasiona también hasta el éxtaxis a la inmensa mayoría que les rodea. Es porque escribir es una labor llena de Soledad. Cierto que es que quien escribe, en cierta forma, no está solo: sus personajes pueblan ese silencio, pero sólo le hablan a él. Y el mundo y la verdad están fuera. Inmensos, infinitos; y fuente y origen y destino de todas las historias escritas y por escribir.

Ahora hablo como escritor. Esa misma soledad que nos centra en nuestro mundo creado y nuestros personajes, también es una condena asfixiante. Algo que tanto nos emociona no podemos quedárnoslo para nosotros mismos. Necesitamos expresarnos, dar a conocer cómo es nuestra historia y cómo somos nosotros mismos. Nos expresamos escribiendo. Pero la Soledad puede corroernos. Necesitamos hablar de ello, ¿qué mejor que hacerlo con espíritus afines? Y eso hace que los eventos y jornadas sean puntos de encuentro, un oasis que nos hace salir de la cueva y de nuestra mente-prisión.

Nos sorprende que además, los lectores acuden a oirnos, a conocer qué pensamos, cómo creamos, sobre nuestras historias y personajes, que en muchos casos son reflejos de uno mismo, lo hagamos de forma consciente o no. Eligen oirnos, acudir a las jornadas, leernos y hablarnos. Nos hacen sentir que lo que escribimos tiene sentido para otros, no solo para nosotros. Que no estamos equivocados. Que esa evocación del pasado, que esas horas frías y solitarias, que ese abandonarse a la Creación Literaria no es algo intangiible, sino real y que se puede transmitir. Como si fuera un fuego que no se apaga. Y eso los lectores también lo sienten y transmiten. Yo no entiendo a la gente que se ufana de no leer. Lo respeto, pero no lo entiendo.

No deja de sorprenderme que en mi trabajo, gente que no lee, lo primero que preguntan cuando saben de esta afición mía (es trabajo, es aficion... se puede debatir sobre ello. Para mí, afición. No me lo tomo como actividad laboral) es: "¿y cuántos libros vendes, ganas dinero con ello?". Señores: de escribir rara vez se vive profesionalmente. Se sorprenden. Como pensando: "tanto trabajo escribir esos libros, para qué". Es difícil explicarlo. Remito a Isaac Asimov: "Escribo por la misma razón que respiro. Porque si no lo hiciera, moriría".

Por esa razón escribimos. Por esa razón buscamos reunirnos los locos escritores, y los lectores, tan locos como ellos. Por esa razón ya estamos pensando en organizar las III Jornadas.

domingo, 9 de marzo de 2014

II Jornadas de Novela Histórica de Granada (15 y 16 de marzo de 2014)

Después de una fabulosa conferencia en Montiel, mi siguiente aportación literaria este año tendrá lugar los próximos 15 y 16 de marzo de 2014, con la celebración de las II Jornadas de Novela Histórica de Granada, conmigo como director y con Carolina Molina y Mario Villén como coordinadores. El tema central es "Narradoras y narradas: mujeres de novela".

Os dejo el cartel y el programa del evento. Serán dos días intensos de vida literaria, ¡no os lo perdáis, el aforo es limitado!










Como veis, en esta segunda edición contaremos con un amplio cartel de autores de novela histórica, incluso autores extranjeros. Seguro que las jornadas no os defraudarán. Son una excusa magnífica para visitar Granada.

Si queréis saber más de las Jornadas y de la asociación cultural en la que estamos trabajando para afianzar el evento podeís visitar el Blog:

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

domingo, 2 de febrero de 2014

Inactividad pública, iniciativas privadas. "El señor de castilla", en febrero en Montiel

Las últimas semanas han sido intensas en todos los aspectos. No sólo en mi trabajo como ingeniero, donde suenan voces de alarma todos los días, la construcción en este país está bajo mínimos, nos comen la cabeza intentando convencernos que el futuro está más allá de las fronteras, que emigrar es la forma de crecer como técnico y persona... y yo me rebelo contra eso. Una cosa es emigrar con esperanzas de mejora y otra con la desesperación royéndote el alma. En mi vertiente literaria también. En estos momentos más que nunca tengo en la balanza mi futuro, que puedo decidir que otros escojan o que puedo escoger yo mismo, si me atrevo. Un difícil dilema que no sé cómo se resolverá en breve.

Mientras, en nuestro querido país España, el esfuerzo de muchos ciudadanos anónimos choca con la impunidad inmoral de aquellos que se creen por encima de las leyes y de la Historia; creen que no recordaremos sus torcidas promesas y el postramiento en que está quedando nuestra nación por sus loas al poderoso caballero. Estamos en involución. Los recortes económicos se han cebado sobre todo en lo que, según ellos, sobra. Sanidad, Servicio Público, Educación, Cultura. No hay dinero, no hay cultura. Se asfixian eventos. Se cierran librerías, porque la gente quiere leer pero no puede permitirselo pagando. La piratería aumenta. Triste.

Uno se pregunta qué puede hacer contra todo esto. En esto es donde entra la iniciativa privada. Se abren pequeños nuevos museos financiados por pequeños filántropos. Se dan charlas y conferencias de forma altruista. Se organizan jornadas literarias, eventos medievales.

El próximo 22 de febrero estaré en Montiel (Ciudad Real), invitado por la asociación MONTIEL MEDIEVAL para hablar de "El señor de Castilla", con mi conferencia "Muhammad Quinto y Pedro Primero. La amistad de dos reyes". Ibn al-Jatib, el rey Pedro Primero de Castilla y Muhammad Quinto de Granada, el arquitecto Al-Qalati, el Palacio de los Leones y los Reales Alcázares de Sevilla, "El esclavo de la Al-Hamrá"... de todo eso y más hablaré en mi charla. La conferencia tiene lugar un mes antes de las fiestas del pueblo en conmemoración del hecho histórico del 24 de marzo de 1369 que.... ah, que no lo sabes. Lee mi libro, o ven a mi charla.



Esto puedo hacerlo. Es algo positivo, que puedo hacer, que puedo transmitir. Mi pequeño grano de arena para crear un futuro mejor, con cultura y con libros, en nuestra España llena de Historia, de héroes y Héroes, de letra grande y también pequeña. Y también con villanos. Hay más cosas que se está en gestando en Granada, que pronto desvelaré.


martes, 31 de diciembre de 2013

Y así termina el 2013. Mi libro del año.

Todo final de año sucede lo mismo, es el momento de una recapitulación de lo acontendido en el año que termina. ¿Teníamos nuestras ilusiones, se han cumplido, se han frustrado? Estoy relativamente satisfecho del 2013: conseguimos celebrar las Primeras Jornadas de Novela Histórica de Granada con éxito (ya estamos preparado la segunda edición para marzo de 2014) y mi tercera novela "El señor de Castilla" vio la luz de nuevo con Ediciones B, con presentaciones muy emocionantes en Granada y Jaén. Quedé en tercer lugar en el concurso anual de relato histórico Hislibris, celebrado este año en Carmona (Sevilla). En noviembre participé como autor invitado en la segunda edición del Certamen Internacional de Novela Histórica "Ciudad de Úbeda". Literariamente son mis logros principales de este año.

Lo que me falta es tiempo para hacer más cosas. Le quitamos la jornada laboral a tiempo completo (y más allá del deber) en mi exilio sevillano (con todo, bendito trabajo); le quitamos horas y horas de viaje, madrugones y urgencias varias; le quitamos nuestra vida social y familiar y eventos literarios; dormir, comer, logística del hogar... y casi que se nos ha ido el año entero. Falta tiempo para leer más, por ejemplo. Sí, los que escribimos novela histórica leemos muchísimo, lo que pasa es que casi todo lo que leemos o es documentación o es nuestra propia escritura en revisión y corrección. Siempre hay una pila de libros pendiente de lectura, de hecho cada vez lucho más contra mí mismo a la hora de comprar nuevos libros. Como cada vez conozco a más compañeros de letras (todos estamos concentrados, todos estamos escribiendo a todas horas, ocupados como tejones creando más y más libros) más ansia tengo de leerlos a todos y sin embargo no lo hago, se me acumulan y crecen las opciones. Los libros son para leerlos, no para acumularlos; así que hasta que no deje mi pila de pendientes a cero no compro casi nada.

Como me gusta indagar autores varios y voces diversas, uno tropieza a veces con libros que se te clavan en el alma. Sin tener en cuenta los míos, yo quiero recomendaros el libro que más me ha impactado este 2013. Impactado, porque lo leí en el momento personal propicio; porque se convirtió en un espejo de mis dudas y preocupaciones; y porque era la primera novela de su autor y me pareció extraordinaria, lo cual sirve de cura de humildad sobre lo mucho que me queda por aprender. Mi libro leído y elegido este año es:

 "El coleccionista", de John Fowles.

No, no es novela histórica, y es cortito, no llega a 300 páginas. Y no, no es reciente, sino una reedición de la editorial Sextopiso (este libro se publicó por primera vez en 1964). Bucear fuera del histerismo de las novedades trae grandes sorpresas.


Termino el año con más optimismo del que empecé, y eso es importante. He restringido mi presencia en la Red, he declinado algunas colaboraciones... he ganado tiempo para mí, para leer y para reencontrarme cuando estaba perdido. Con menos ruido a mi alrededor escribo mejor y disfruto más. Lo estoy notando positivamente y espero que 2014 transforme todo eso en noticias positivas que os daré a conocer pronto.

Disfrutemos lo que podamos, que escribir sea placentero y no un sacrificio solitario, y dejemos el ansia de la gloria para otros:

"La gloria, señor caballero, en los tiempos que vivimos, no es más que la fama que se adquiere en las tabernas cuando un cantor vagabundo celebra ante un concurso de villanos ebrios las hazañas de los que ya no existen" 

(Cita de la novela histórica IVANHOE, de Sir Walter Scott, escrita en 1815)

Lectores, os deseo una Feliz Nochevieja y buen comienzo de Año 2014