domingo, 18 de diciembre de 2011

¿Se lee mucho?, por Blas Malo Poyatos

AMAZON ha desembarcado en nuestro país. Ya os comenté en entradas anteriores cómo consiguió colocarse en una posición dominante en EEUU: lanzando una campaña agresiva de precios bajos (9.95$) que ha trasladado también a este lado del Atlántico. Yo me pregunto cómo lo hace: si uno desea ganar cuota de mercado, puede bajar los precios drásticamente durante un tiempo a costa de tener pérdidas, pero digo yo que eso no puede mantenerse asi indefinidamente.

La única forma de conseguirlo sería lograr reducir de forma permanente los costes de producción de un libro. ¿Cómo lo consiguiría una editorial tradicional?¿Eliminando comerciales físicos, distribución, impresión y puntos de venta, y convirtiéndose totalmente en digital? Aún así, deberá mantener una estructura: correctores, maquetadores,ilustradores, editores, impresión bajo demanda y marketing online consumen recursos. ¿Es suficiente esa reducción para con esos precios bajos sobrevivir?



Y si sobreviven digitalmente, ¿dejará de haber libros físicos? Yo creo que no. Por un lado la opción de "impresión bajo demanda" permitiría a quien quisiera tener un ejemplar en papel (a un precio mayor que en formato e-book). Por otro, los lectores de ebook tienen un tamaño de 7-8", y mayoritariamente son texto b/n. Los libros que tengan muchas imágenes o un formato no tradicional no serán cómodos de ver en una pantalla así; su existencia será sólo impresa.

[O puede suceder al contrario, que de ahora en adelante todos los libros pasen por el embudo: se diseñen desde un principio para ser digitales. Adiós fotos, mapas, anexos de planos... extras que dan riqueza a los libros de divulgación, por ejemplo]

Además, ¿qué pasa con todos los libros en la calle antes de la revolución digital?. Es seguro que muchos no serán digitalizados. Lo cual lleva a que poco a poco se convertirán en libros de ocasión o liquidación. De esos, los que más se lean pasarán a digitalizarse. ¿Y los demás; desaparecerán?¿Como no estarán en los catálogos digitales será como si nunca hubieran existido... ya que nadie sabrá encontrarlos?

Por un lado, puede entreverse una futura reducción de libros digitales editados profesionalmente. Por otro lado, AMAZON permite que cualquiera publique digitalmente y asigne un precio a su creación. Las editoriales tendrán entonces que esmerarse en adelgazar aún más sus costes y ofrecer un producto de calidad diferenciada. ¿Y en qué pueden reducir más?¿En los porcentajes a los autores? ¿Y si entonces los autores deciden que no necesitan a las editoriales, es decir, se hacen totalmente digitales e independientes?

Y si ya no hay libros físicos, ¿desaparecerán las presentaciones de libros?

Dice Juan Manuel de Prada, escritor, que el sector editorial va hacia el desastre, que no es lógico esperar en nuestro país que los lectores compren libros digitales pudiendo conseguirlos gratis pirateados. Una opinión desoladora.

Todo se basa en varias hipótesis: que el número de lectores potenciales en la Red se traduce en lectores reales, y que todo ebook que llegue a la Red, si tiene calidad y una buena promoción, tendrá millones de lectores.

Creo que esa suposición es un error: no hay más lectores hoy, ni tampoco habrá más mañana. Estamos rodeados de pantallitas por todas partes, audiovisuales, llenas de imágenes y movimiento. Por ejemplo: en un móvil de esos táctiles ya no hay ni que escribir, reconocen la voz. Te descargas aplicaciones para, digamos, ver las estrellas del cielo (más cómodo que aprender de verdad un poco de astronomía amateur). Al final somos esclavos de pantallitas y programitas de software que nos soporizan.



Leer es una actividad intelectual que requiere concentración, silencio, interiorización. Y eso no existe en esta generación audiovisual 3D, rodeada de pantallas por todas partes. Las letras no bailan, no tienen música, no son una explosión visual. Leer no es atractivo, teniendo otras opciones multimedia. Leer no proporciona un clímax inmediato (no hasta que llegas al punto culminante de la novela). Lo que más se aproxima hoy en día a la lectura es el cine: cuenta una historia visual, con música y efectos especiales, ya no tienes que imaginar nada (imaginar sería una actitud activa), te lo dan hecho, a todos por igual (actitud pasiva).

Leer enriquece; pero la lectura hay que promoverla. Y en España no se promueve. Que todo el catálogo se hiciera digital no sería garantía de éxito, de más lectura, porque faltan lectores. Nuestros niños no leen, no imaginan, no saben divertirse con un balón o un juego de mesa. ¿Leerán siquiera en ebook? Preveo un futuro gris, o será que yo añoro mi niñez con Julio Verne, Emilio Salgari, Stevenson, Asimov...

18 comentarios:

Salvador Felip dijo...

Hola Blas,

triste futuro el que vaticinas, espero que no sea tan crudo como lo pintas porque dan ganas de encerrarse para no verlo.

Yo creo que el libro digital ha llegado para quedarse, pero no va a suponer la desaparición del libro físico. Al menos no en un par de generaciones. A futuro, cuando los que hoy son chavalines sean mayores... ¡Dios dirá!

Un saludo

Alejandro Laurenza dijo...

Blas,

Como dije en alguna otra oportunidad, creo que libro electrónico y físico convivirán. Hay público para ambos, y no necesariamente el mismo.

Insisto en que el precio del libro electrónico debe ser aún más bajo: no debería superar los 2 ó 3 dólares. Tengamos en cuenta que en este caso no hay costos de impresión ni distribución. Por otra parte, lo que no se gana en magnitud por la venta de un libro, se compensa por la cantidad. De hecho, sin grandes esfuerzos, el mercado es mucho más amplio: es todo el mundo.

Mientras tanto se pueden vender los libros en papel de la manera tradicional, y con el precio tradicional (aunque, al menos en Argentina, sea bastante excesivo).

Un abrazo,
Alejandro.

Sergio Cossa dijo...

Muy interesante y al mismo tiempo premonitoria entrada.
Al contrario de lo que opinan Salvador y Alejandro, yo supongo que en un par de generaciones, no solo el libro físico desaparecerá. Creo que desaparecerá la idea de libro, porque no habrá lectores como los entendemos hoy.
Puedo observar a mis hijos adolescentes y a cantidad de otros más pequeños. No leen. Nada. Solo notas de facebook, o algún texto que forme parte de un audiovisual.
Y lo peor, es que cuando leen obligados por materias como Literatura, comprenden la mitad de lo que leyeron, porque lo hacen sin estímulo y con la mente en cualquier lado.
Y esos chicos son los que decidirán el mercado del libro dentro de unos años.

Lola Mariné dijo...

A mi todo esto de los ebook me da escalofrios.
No me puedo imaginar el mundo sin libros fisicos.
y si para abaratar costes se disminuye el porcentaje de los autores, ya, apaga y vamonos. Creo que entonces sí tendriamos que pasarnos todos al digital.
Saludos

Martikka dijo...

Yo estoy con Alejandro (2-3 euros sería su precio). El futuro, quien sabe, dijeron que el video mataría a la radio...!


P.D. Tienes un e-mail...

B. Miosi dijo...

El libro digital en la actualidad puede brindar todos los contenidos de los libros de papel: Color, mapas, dibujos, etc., ese no es el problema. El principal problema que yo veo es la calidad del contenido. Una editorial tiene el deber y la tarea de pagar lectores profesionales, (aunque muchos de ellos no sean tan profesionales ni buenos como uno se imagina) porque de lo contrario, no se explica cómo pudieron dejar pasar obras magníficas como las de Hemingway por poner un ejemplo, pero algo bueno hacen.
¿Las presentaciones de libros? no las considero tan importantes, yo nunca tuve una y vendí prácticamente las ediciones completas de los libros que publiqué, tan es así que hoy en día si deseas conseguir uno de mis libros ni con lupa los puedes conseguir. Hace poco pedí a Roca que me enviase los libros que pudiera de La búsqueda, porque es un recuerdo muy especial de la vida de mi marido y solo encontraron 37 en todas las librerías de España en una búsqueda que duró cuatro meses! (Con el precio y el envío pagado por esta servidora, aclaro)Después de haberme dicho que mi libro solo había vendido 1200 ejemplares, ¿a quién creer? fue el motivo por el que busqué agente y cambié de editorial, la que ahora anda dándose con la piedra en los dientes por no haber aceptado mi novela "El manuscrito", que ocupaba hasta hace tres días el primer lugar en Amazon.com y la quitaron porque según "explican" los gringos, bajaron las ventas, y no es así. Según el ranking personal que me llega está muy por encima de las que actualmente se promocionan en la página de "Libros en Español". Ha empezado a subir en Amazon.es, pero nada me garantiza de que una vez que esté en el primer lugar varias semanas la quiten igualmente, así que te digo: ¿en quién creer?
Definitivamente en uno mismo. Y por desgracia, uno mismo es muy poca gente.
Todo está movido por intereses, grandes intereses comerciales. Al final terminaré abriendo una página web yo misma y regalando todos mis libros, que es en este mismo momento lo que da la gana de hacer.

Carlos dijo...

Personalmente, comparto la idea del Sr. Cossa.

Actualmente, yo mismo no leería un e-book. Ya estoy bastante saturado de LCD´s como para continuar el castigo.

Creo que un lector habitual no compraría un e-book, y si lo hace no lo leería. Para mi, la "lectura", no es sólo el contenido del libro, también lo es calendario cutre marcapáginas, la bombillita orientada a la pared para no molestar, la arruga de la página 129, el olor a viejo casi alérgico y su color amarillento.

No me veo dándole al punterito, tic tic tic, para ir pasando páginas, y que me tenga que levantar a las 3 a.m. a por el maldito cargador de litio.

A favor totalmemte por supuesto del e-book, y de todo avance editorial, pero dudo de su potencial. Todo ésto dicho, evidentemente a nivel de novela. En libros técnicos, de consulta catálogos y demás, infinidad de pros, claró esta, y aquí estará servidor para hacer uso de ellos.

Un saludo a todos

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Salvador, los chavalines de hoy "pueden" ser los lectores de mañana. Aunque sea de e-books. Pero tienen tan pocos incentivos a la lectura... habrá que convencerles para que lean.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola, Alejandro, me conformo con que sobreviva el concepto de "lectura por afición". Para eso hay que cultivar esa afición, y en España se dedican pocos esfuerzos a eso.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio, nievevido por quí, Comparto tu comentario, y me haces una reflexión interesante: ¿cuál será el concepto de libro en dos generaciones?

Para pensar.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola, supongo que este 2012 que ya llega nos traerá respuestas.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Marta, la experiencia demuestra lo complicado que es acertar con previsiones.

Dijeron que con internet se acabaría la tele, y se ve más tele que nunca.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, tu experiencia es valiosa y te agradezco tu opinión. Como en todo negocio, hay profesionales más serios que otros. Siempre se ha hablado del desamparo del autor; Internet y AMAZON son una muestra de lo que puede suceder si las editoriales no miman a sus autores y posibles nuevos valores: que los autores conecten con el público directamente, sin las editoriales.

Yo pienso que una buena editorial, seria, honesta y bien implantada, aporta un plus a un autor, que no debe rechazarse. Y a lo mejor ese "plus" hace que merezca pagar un poco más por parte del lector.

Al final, creo que de cara al lector, lo importante es que tenga donde elegir, y como creo en la inteligencia de los lectores, será labor de escritores y editoriales esmerarse en ofrecerles "algo" que haga a sus obras diferentes.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Carlos, opino lo mismo, con tantas horas de ordenadores y pantallitas en el cuerpo día a día, leer un libro impreso es para mí un descanso.

Sé que el ebook está aquí. Y se quedará. Debemos tomarlo como una opción más, y ya que cada uno elija.

Un saludo

Saskia dijo...

Yo no conozco datos ni estadísticas, no tengo ninguna relación con ninguna editorial y apenas sé cómo funciona la labor de publicación. Lo que yo conozco son personas, empezando por mí y terminando por gente con las que se ve una obligada a entablar conversación cuando se trabaja esporádicamente en un bar.
Es que no puedo parar de sorprenderme cada vez que leo algún artículo en el que se clama al cielo por el vaticinio de la desaparición de los libros, la lectura y, finalmente, cualquier vestigio de cultura. Y la aparición del e-book sólo ha sido una cuchara para remover más todo ese remolino de cavilaciones. Si de mi experiencia se tratara, más temería por el futuro de la telebasura que de la lectura, ya que a menudo me sorprendo al saber que algún conocido es un ávido lector. Gran parte de mi círculo cercano lee por placer. Y si las encuestas se realizaran en trenes, autobuses y metros, las predicciones serían muy alagüeñas
Que las editoriales teman por sus ventas no me sorprende: los libros son caros, vienen en malas condiciones y la calidad literaria, no es que esté ausente, es que da asco.
En cuanto al formato digital, yo leo novelas en el ordenador y no me supone ningún problema, si bien es verdad que aprecio mucho más el formato papel. De hecho, tengo verdaderas intenciones de incluir en mi pequeña biblioteca mucho de lo que he leído en el ordenador. A parte de mí, sólo conozco a dos personas que hagan lo mismo (leer en el ordenador, digo).
Y si se busca algún culpable de la poca popularidad que tiene la lectura entre la juventud, lo encontraremos en las escuelas, donde profesores sin vocación obligan a los niños a leer libros que no sólo no tienen atractivo alguno para que quepa la idea de repetir, sino que, muchas veces, son incapaces de comprender lo que leen porque no les corresponde a su nivel de madurez mental.
En resumen, no comparto tu opinión porque no conozco una realidad que de pie a esas ideas.
¡Saludos!

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Saskia, no clamo al cielo por nada. Indico sólo una opinion mía, tan personal como cualquier otra. Lo cierto: que hablo con libreros y tiemblan al ver que no tienen negocios. Que librerías donde antes compraba han desaparecido sin ser reemplazadas, y nadie las echa en falta.

No soy ciego. Veo ventajas en el ebook, y si los libros llegan a desaparecer, supongo que "algo" ocupará su lugar, de "alguna forma" (sea ebook u otra cosa). La cultura evolucionará, supongo. No desaparecerá.

Pero soy arcaico. Me gusta el papel, tanto como leer historia. Supongo porque gracias al papel se ha construido nuestra sociedad, ¿hasta hoy?

Lo que vaticino es que el acto de leer, si no se cuida, desaparecerá haya ebook o cualquier otra cosa. Y eso, la lectura, en España, no se fomenta. Me parece triste.

Un cordial saludo, y gracias por tu aportación

Esther dijo...

Hola,Blas

Buena entrada, esta.

No estoy tan segura de que hoy se lea menos que antes: creo que la fracción de la población lectora fue siempre pequeña, en cualquier época y lugar.

En Prosofagia 13, Margarita Holzwarth (quien se dedica a estos temas, digo, se dedica profesionalmente)mencionó que, al revisar la historia lectora de las personas que leen, lo que se encuentra es que siempre hubo un mediador: alguien, un familiar, un docente, un amigo, alguien que supo transmitir la pasión por leer. Creo que es así; creo que la cuestión más importante no está en si hoy los chicos están saturados de "pantallitas", sino que es otra: ¿y qué perciben en el mundo adulto que los rodea? ¿En cuántas casas uno puede entrar y no hallar un libro ni para remedio? ¿Cómo amará la lectura unm niño, si sus padres no leen jamás?

¿Libro de papel o libro digital? Mmmm... Hoy por hoy me parece más importante otra pregunta, de cara al futuro del libro: ¿los libros se publican o se editan? La pregunta inicial tiene que ver con el soporte físico del libro. La que hago, con el libro como entidad (más allá de cuál sea ese soporte)

Un abrazo,
Esther

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Esther, el deseo de lectura hay que promoverlo. Sobre si se editan o se publican, he comprobado que ambas posibilidades se dan.

Opino que una editorial seria siempre aportará un "plus" al escritor.

Un abrazo