martes, 8 de diciembre de 2015

Escribir es más dificil siendo padre. Pero no imposible

Desde mi paternidad hace ya cinco meses, mi vida ha cambiado totalmente. De mi vida laboral no hablo, sigue en equilibrio inestable. En lo personal, estoy en adaptación continua a lo que es estar desplazado por trabajo entre semana, y los fines de semana estar a tiempo completo con el cuidado y la responsabilidad de un niño pequeño. También hay disfrute, cada vez más en tanto Blas Jr crece y cambia de ser una máquina de hacer caca a ser un muñequillo risueño y algo travieso. También hay más sueño; más bostezos a medianoche; más reflexiones sobre el futuro.

Y en lo literario, hay menos lectura y menos escritura. Es inevitable, hay nuevas prioridades vitales.
Pero la Literatura no se acaba con el nacimiento de tu hijo. Y por eso me resultó llamativa la entrada que me enviaron desde el Writer Digest, ¿cómo organizarte para seguir siendo escritor a la vez que padre? ¿Cómo mantenerse creativo a pesar del cansancio acumulado?




1.- Piensa en tu historia, en tu argumento. 
El agotamiento y el estrés por el niño no durarán siempre. Mientras, aunque no puedas escribir ni una palabra, puedes pensar, así que haz eso. Piensa. En los elementos, en los personajes, en la trama. Mantén tu historia viva en tu mente, progresando, encajando las piezas. Y cuando llegue un momento de calma, anota tus ideas. Ya llegará en momento de escribir. Mientras, puedes construir tu argumento.

2.- Cuando el niño duerme.
Si hay una oportunidad de escribir, es cuando la fierecilla descansa. Eso sí, antes debes haber resuelto todas tus otras obligaciones, hay un dicho que dice "Una esposa feliz, una vida feliz". Si cumples eso, también lograrás una nueva rutina de escritura.

3.- Repasa viejas historias o trabajos sin terminar.
Crear exige más que el hecho de revisar o releer. Si tienes un momento libre, puede ser bueno para tu creatividad releer esas narraciones que empezaste pero no concluiste. Puede darte nuevas perspectivas (qué considerar bien hecho, qué no) y nuevos impulsos para continuar.

4.- Escucha audiolibros.
Si no puedes escribir, puedes estar activo escuchando audiolibros. Requiere menos ataduras que leer, y puedes hacerlo en cualquier momento, incluso mientras realizar tus rutinas de cuidado de tu hijo. [NOTA: lo mismo sucede con las peliculas, si no tienes tiempo para ver la televisión, sí puedes escuchar peliculas audiodescritas. MUY instructivo]

5.-Usa un programa de reconocimiento de texto.
¿No puedes escribir? Pues que un programa lo haga por ti. Mientras estás paseando a la fiera. Hay tanta gente por la calle hablando con el telefono por manos libres que nadie reparará en ti: estarás escribiendo al dictado. Es una forma de avanzar en tu escritura. Puede ser muy cómoda y eficaz.

6.-Escribir te ayudará a sobrevivir al día a día.
Criar a un niño puede ser muy estresante. Escribir, o pensar en escribir, te ayudará a estar calmado. Además, durante la crianza, te verás saturado de información sobre cómo cuidar a tu hijo; y eso te hará más eficaz para analizar y procesar información, una habilidad muy necesaria para los escritores. Te puedes encontrar de pronto con nuevas ideas y nuevos alicientes para escribir.

Ahora mismo, por ejemplo. Mientras la fiera y mi mujer descansan unos minutos, aqui estoy dándole a la tecla y sin dejar de pensar en mi manuscrito, Que es a lo que voy a dedicar unos minutos ahora. No hay que desanimarse por escribir menos, se trata de seguir disfrutando y escribiendo.

El artículo original, aquí:
http://www.writersdigest.com/online-editor/6-ways-to-stay-creative-as-a-writer-when-youre-a-parent?utm_source=newsletter&utm_campaign=wd-bak-nl-151119&utm_content=801404_WDE151124&utm_medium=email


8 comentarios:

Salvador Felip dijo...

Hola Blas,

¡Qué razón tienes! Es difícil compaginar, pero no imposible. Así que espero que no dejes de escribir porque quiero encontrar en el futuro otra obra tuya en los estantes de las librerías.
Y, por cierto. Ya sabes el dicho: Cuando son pequeños te los comerías, y cuando crecen... ¡te arrepientes de no habértelos comido!

Un saludo

crónicas de un e-writer dijo...

Me quedo con la 1ª y la 6ª recomendación. Escribiendo mentalmente luego es más fácil escribir, pues las ideas han cogido "cuerpo" y salen con mayor soltura y mejoradas, y, además, relaja. Al final se amortiza el tiempo perdido.

Un abrazo.

Alejandro Laurenza dijo...

Blas, sé lo que decís. No es fácil, pero vamos encontrando huecos de vez en cuando.

Te mando un abrazo.

Roberto dijo...

Saludos Blas,
Asistí a una de tus presentaciones en Vigo de El Mármara en llamas, debió ser allá por 2012. Enhorabuena por todo. Yo también estoy escribiendo y con dos niños pequeñitos es auténtica tarea de encaje poder encontrar la energía y la concentración para llevar todo adelante. Suscribo también plenamente el dicho de la esposa feliz:-) es necesario ayudar en casa aunque a veces no demos hecho nada bien.
Un saludo muy cordial.
Por cierto, veo en tu perfil que estabas leyendo la novela de Lawhead. Ya que compartimos la afición por Bizancio te invito a pasarte por Desde las Blaquernas, http://robertozapata.com, un sitio en el que se habla mucho de Bizancio y más cosas.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Salvador, los findes se complican, y entre semana el trabajo... Buf. Vaya racha. Pero sarna con gusto no pica. No dejo de escribir, poco, pero no dejo. Un saludo. Y ya he visto que en septiembre publicaste nuevo libro, un thriller, "Secreto de confesión", con Pamies. Espero que vaya bien. Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

HOla Crónicas, hay que escribir porque la vida es muy dura sin libros ni escritura. Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro, los huecos son pocos, pero... son los cambios de las nuevas etapas. Qué se le va a hacer. Un saludo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Roberto, tengo muy buen recuerdo de mi paso por Vigo y el club de lectura de El Faro de Vigo. Esposa feliz = un poco de tiempo para escribir. Regla de oro. La paternidad me está sentando bien, aunque escriba poco.

Un saludo