domingo, 7 de octubre de 2012

Las agencias literarias en un mundo AMAZON


Esta semana he tenido conversaciones vía Facebook, vía correo electrónico y cara a cara con varios escritores en las que ha salido a relucir un tema que parece rodeado de misterio o de rechazo: las funciones que realizan las agencias literarias.

Desde que AMAZON desembarcó en nuestro país plantando la simiente de su política "hazlo tú mismo, sin intermediarios", muchos autores han desechado seguir intentado el camino tradicional hasta hace poco con los pasos necesarios para lograr la publición en papel con garantía de éxito:

1.- Ten una buena idea, y plásmala en un buen manuscrito.
2.- Revísalo todo, corrígelo todo varias veces si es preciso hasta tenerlo todo lo perfecto que puedas.
2a.- Hazlo tú todo.
2b.- Haz que te lo revise y pula un profesional de estilo y correción.
3.- Contacta con una agencia literaria (primer filtro profesional), y que consiga apostar por ti.
4.- Que la agencia consiga que una editorial se interese por tu manuscrito (segundo filtro profesional) y lleve a cabo su edición y publicación.
3b.- Sin intervención de una agencia, envía tu manuscrito a las editoriales.

Ante tantos títulos nuevos cada año, se requiere una selección, alguien que haga una criba. Conseguir pasar el primer filtro selectivo de una agencia literaria siempre se ha considerado un primer paso muy positivo. Los que pasan ese filtro (se requiere calidad de manuscrito, que se adapte a las tendencias de las editoriales y un poco de suerte), se deben sentir muy afortunados. Los que no, se sienten frustrados, pensando que su rechazo es injusto y que su valor literario no ha sido apreciado. Entonces, deciden enviar su obra directamente a las editoriales, en general con el mismo resultado negativo.

El 92% de los manuscritos enviados a las agencias literarias son rechazados.

AMAZON ha llegado y ha ofrecido a todos aquellos que no han tenido la suerte, fortuna, paciencia o talento para pasar la selección de las agencias o editoriales, la autopublicación. "Has escrito una obra, eres capaz de todo. ¡Autopublícate!". Sin intermediarios. Ya no hacen falta las agencias literarias.

En general, la autopublicación en AMAZON tiene sus riesgos:

-El pulido del manuscrito (corrección de estilo, ortografía, gramática) depende del propio autor; y en general, como no es un experto, puede pasar por alto fallos que un profesional de las correcciones sí detectaría.

-La maquetación, la portada, la tipografía, las ilustraciones... pasa a depender del propio autor, que debe hacerse informático, ilustrador, maquetador...

-La difusión de su obra, la promoción de la obra, las campañas publicitarias, dependen del propio autor.

Fijaos que no hablo de calidad de la obra autopublicada. Tanto en ebook como en formato físico, la decisión de elección la tiene siempre el lector. Puede encontrar obras desconocidas que le apasionen o puede adquirir obras reconocidas que lleguen a decepcionarle.

Pero es tal el volumen de novedades sobre todo en el formato digital que se impondrá, necesariamente, que los lectores buscarán alguien que les dé confianza y les haga una "primera selección" que les evite decepciones, aun cuando el coste de los libros sea muy bajo (menos de 3 euros), ya que el tiempo también es un bien escaso. Y los lectores no quieren perder el tiempo.



Las agencias literarias no sólo son un primer filtro; detectan posibles autores interesantes que orientados convenientemente con su ayuda y experiencia, pueden superar la segunda criba de las editoriales y publicar. Frente a aquellos que deciden hacerlo todo solos, las agencias literarias tienen las siguiente ventajas, para mí indudables:

i) Las que tienen más años en activo, tienen un conocimiento del mundo editorial que un autor novel en general no posee.

ii) Si deciden apostar por un autor, le ayudan a pulir el manuscrito, a corregir deficiencias de cara a su presentación a las editoriales.

iii) Las editoriales hacen más caso a las agencias literarias que a un autor novato lleno de ilusión. Esto es así, y es normal. Se trata, como muchas cosas en la vida, de una cuestión de confianza: si esa agencia ya ha proporcionado best-sellers y está reconocida confiarán más en su propuesta que en el manuscrito de un novel desconocido (y lleno de ilusión). De hecho, hay editoriales que sólo aceptan propuestas emitidas desde agencias literarias.

iv) Una agencia representa a un autor no sólo a nivel nacional sino también en el extranjero. Hace promoción en ferias internacionales, difunde su obra en otros continentes a través de co-agentes y se mueve en el mundo editorial en general mucho mejor de como lo podría hacer un autor en solitario. Conseguir que su autor sea traducido y publicado en el extranjero es un gran logro, que muy pocos autopublicados consiguen por sí mismos.

v) Una agencia puede orientar a un autor sobre las tendencias que directamente le interesan a las editoriales. Eso es un conocimiento muy directo, que nunca obtendrán los autopublicados.

¿Puede un autor que se autopublique obtener mejores resultados que un autor representado por una agencia? Puede ser. Autopublicar es casi inmediato (dependerá del nivel de autoexigencia del autor), conseguir agencia puede ser una labor ardua de rechazo, mejora y nuevo intento (meses, años...). Para mí, a medio-largo plazo y pensando en un mercado internacional, en traducciones y difusión en el extranjero, obtener el apoyo de una agencia literaria es imprescindible.

¿Es posible que las agencias también se adapten al mercado digital? Sí. También tendrán que funcionar como filtros digitales para las editoriales. Los precios de los ebooks descenderán y esa selección, cuando lleguen novedades a millones a precios reducidos, será más necesaria que nunca.

Ahora bien, las agencias son también negocios, que viven buscando que algunos de sus autores se conviertan en best-sellers. Ello puede suponer que decidan admitir más autores de los que pueden representar con garantía. Eso se llama ambición, o codicia, o simplemente ansia de supervivencia. En ese caso, los perjudicados pueden ser los propios autores, que se sienten poco representados, poco tenidos en cuenta... y que les puede llevar a dejar la agencia. Un contrasentido.

Las agencias deben llegar a un punto de equilibrio entre el número de autores a representar, y una buena dedicación a los mismos, ya que si no aportan algo diferente y valioso, estarán alimentando el deseo de AMAZON: la huída de sus autores y un mundo sin intermediarios.

En el que, casi siempre, el que gana es AMAZON, y no el autor.

18 comentarios:

Pat Casalà dijo...

¿Sabes Blas? Yo antes pensaba como tú, que las agencias eran las únicas capaces de ayudar a los autores, por eso cuando hace seis años y medio Antonia Kerrigan se fijó en mi trabajo aposté fuerte por ella. Trabajé los manuscritos, esperé respuesta, pulí, reescribí y me desesperé. Tres años después firmamos un contrato y sigo a la espera de algo que nunca llega.
Cuando le comenté mi intención de subir una de mis novelas a Amazon me dijo que de acuerdo, que adelante. Ahora tengo el contrato vigente y dos obras en Amazon, en breve sacaré la tercera.
Tengo siete novelas escritas, muchos años de espera a mis espaldas y mi opinión acerca de las agencias ya no es lo que era.
Tardan una media de tres semanas en contestarme los mails, cuando lo hacen, y no sé si realmente mueven bien las obras...
Pero es cierto que ayudan a muchos escritores noveles.
¡Feliz día!

crónicas de un e-writer dijo...

En fin, Blas,¿qué decir? La entrada presenta una cuestión palpitante y muy bien argumentada. En líneas generales (o de fondo) es probable que la mayoría estemos de acuerdo contigo,cuando menos en esto:que las editoriales, agencias literarias y correctores de estilo son beneficiosos para los escritores que han logrado publicar en papel.A los escritores que han sido desestimados por las editoriales y agencias éstas no les sirven de gran cosa. Si acaso, los correctores de estilo quedan a su alcance, si dispone de dinero para pagarlos. En caso contrario, ni eso.
Buena suerte. Un abrazo

Blanca Miosi dijo...

Eso de que las agencias literarias leen corrigen y detectan fallas en los manuscritos es nuevo para mí. Mi experiencia con la agencia ha sido diferente. Todas mis obras fueron aceptadas sin fijarse en las correcciones o las probables fallas que estoy segura, tenían. Es verdad que publiqué con facilidad, pero después todo se paralizó. Hoy lo hago por mi cuenta y he conseguido publicar por Ediciones B y en Turquía sin absolutamente ningún esfuerzo de mi parte.
Tampoco estoy de acuerdo en que las agencias se ocupen de la promoción de los autores. En todo caso lo hacen las editoriales.
Te felicito por la buena agencia que tienes, Blas, ya quisiera que me representara una así.
Blanca

Nando dijo...

Amazon no es la única empresa en el negocio de los libros digitales. Son muchas, cada vez más, y cada vez más editoriales se van convirtiendo.

Eso sucede porque ha surgido un nuevo modelo, una nueva opción, que personalizas en Amazon, pero si ese modelo crece, es porque la gente compra, por eso van todas las empresas migrando allí poco a poco. Porque los lectores lo apoyan con sus compras o se hundiría. Es decir, que es el deseo de los lectores, que nadie les obliga a comprar libros digitales, si lo hacen por algo será. Amazon es culpable de abaratar los libros, de ofrecer una nueva opción, no de que los lectores la vayan prefiriendo poco a poco. El sistema digital es el mayor avance hasta el momento en transmisión de cultura y conocimiento, el más rápido, barato y de mayor difusión en el mundo. Y que no excluye al modelo tradicional para el que lo prefiera.

Los intermediarios, cuantos menos mejor, sobre todo gestionando derechos en su beneficio, trabajando en correcciones y demás, cuantos más mejor.

Y el filtro editorial en el mundo digital no tiene ningún sentido y nunca se impondrá. Tener opciones es lo mejor que nos puede pasar, nos permite elegir, cosa que ese filtro evitaría. ¿Quién va a decidir qué libros podemos leer los demás? ¿Quién va a imponernos su criterio a todos?

Los que quieran un filtro editorial no tienen más que leer solo libros publicados por editoriales y asunto arreglado. Si son todos productos de calidad, que han pasado tantos filtros que garantizan esa calidad, lo tienen bien sencillo, no entiendo cuál es su problema. ¿Qué hay lectores que no piensan como ellos? Si alguien no quiere leer solo esos libros, ¿por qué hay que prohibirlo? No pueden contentarse con leer ellos lo que quieren y dejar a los demás que decidan por sí mismos, que desarrollen un criterio propio?

¿No es lo que hacemos todos a diarios al elegir entre millones de webs, blogs, videos, música, juegos...? Y sin que nadie nos prohíba nada, solo pensando un poco y aprendiendo a seleccionar lo que nos gusta.

Y si hay que filtrar la calidad de la palabra escrita, ¿por qué solo la ficción? ¿Por qué no creamos agentes literarios que filtren y den permiso a los que quieran escribir en blogs, por ejemplo, para que solo opinen públicamente los que tengan "calidad"?

Cada uno va a leer lo que le dé la real gana, es lo que pasará, y los que quieran imponer su criterio a los demás se van a ver frustrados.

Que recomienden, que opinen, que reseñen... pero que no prohíban a nadie decidir lo que quiere leer, censurando libros en un medio en el que el espacio y la difusión es gratis.

Con lo fácil que es leer libros solo de editoriales sin atacar a quien no quiera hacerlo y dejar que tomen sus propias decisiones.

Saludos.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Pat. Como ves hablo de eso mismo, en la parte final de la entrada. De escritores a los que su agencia relega como al olvido, o a una segunda división de autores, por el motivo de haber apostado por su primera obra y que no haya sido superventas.

Sé que hay agencias que tienen quizás un exceso de autores en cartera; y eso hace que muchos de ellos esperen meses, años, a que les hagan caso.

¿Será que mi experiencia con mi agencia es un caso raro? Uhm.

Un saludo cordial

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Crónicas, al contrario que tú opino que las negativas también son beneficiosas. Si un autor recibe de forma sistemática negativas desde agencias y editoriales, quizás deba meditar el por qué:

-Quizás no era ni la agencia ni la editorial adecuada a su temática.
-Quizás para ese tipo de género ya están saturadas de manuscritas.
-Quizás no aporta nada novedoso
-Quizás el manuscrito requiera una revisión.

En todo caso, si se puede, y de forma amable, se debe intentar conocer la causa de ese rechazo, para aprender de ello. Eso yo lo he hecho.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, me dejas asombrado, pues la agencia en la que estabas se suponía que era una de las agencias del momento por sus últimos éxitos.

Yo te digo (os digo, a todos los que leáis esto) que mi agencia:
-Leen de forma crítica mi manuscritos.
-Si ven algún cabo suelto en la trama o no lo entienden, o vocabulario que no comprenden, me lo comentan.
-Mañana 10 de octubre estarán en la Frankfurt BuchMesse para promocionar mis libros y buscar editoriales extranjeras interesadas.
-También mi editorial promociona mi obra, buscnado reseñas, radios y enrevistas, aparte de las logro por mí mismo.

Resultado: experiencia positiva, porque cumple con mis expectativas.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Nando, hablo de AMAZON por personalizar un poco, pero me estoy refiriendo a todas las plataformas digitales.

No hablo en la entrada sobre imposiciones, sino lo que creo es una tendencia natural: cómo elegir una cosa concreta entre millones.

Con los libros, pasa igual. La variedad va en favor del lector, en papel o en ebook. Que cada cual elija. Ahora bien, yo como lector: a me gustaría elegir bien. Algo que me guste y que pueda pagar, y que no me haga perder mi tiempo. ¿Cómo elegir?

-O bien lo hago un poco a capricho, y puedo tener suerte (o no)
-O bien indago un poco, alguien que me opiniones, alguien en quien confíe (y puedo tener suerte, o no)

Ese "Alguien en que confíe" es el filtro. Tu amigo, tu blog favorito, tu web de crítica literaria, tu club de lectura, tu vecino... al final, si recurres a alguien ajeno a ti mismo, recurres a un filtro.

Miles de libros salen nuevos cada día. Millones en un año. Yo creo que los lectores, de forma natural, buscarán ese filtro, Nando, y las editoriales, tanto si deciden apostar por autores digitales en ebook o en libro impreso, requieren el auxilio de ese filtro que son las agencias. Ningún editor puede leer toda esa marabunta para tomar una decisión concreta.

Y tu respuesta sería: ¿pero por qué iban a necesitar ya los autores a las editoriales, si pueden autopublicar por sí mismos?

Bien, cada uno sabe de sus capacidades; y algunas editoriales aportan mucho, otras, nada. Será decisión de cada uno.

Desde luego, como lectores, hay tanta variedad que es como estar en el Paraíso (se puede elegir de todo) como en el Infierno (hay tanto donde elegir, que uno no sabe por dónde empezar)

Un saludo cordial

Nando dijo...

La verdad es que no respondería que para qué se necesita una editorial. A mí me parece perfecto que cada uno elija el camino que crea más acertado.

Si te referías a ese filtro natural, entonces te entendí mal y estoy de acuerdo contigo. Todos elegimos a diario entre millones de ofertas en internet de todo tipo.

Y respecto a la calidad que aportan los agentes literarios, un reflexión. En las librerías solo hay libros de editoriales. Y estamos todos de acuerdo que este negocio se sostiene por las compras que hacen los lectores con su dinero. Esos lectores, ¿perciben alguna diferencia entre los libros que llegaron a la editorial directamente o a través de un agente? ¿alguna vez comentan "este libro es muy bueno, mejor que los demás, se nota que tiene el filtro adicional de un agente, no solo el editorial"? ¿Saben siquiera lo que es un agente y lo que hace?

La realidad es que no, no lo saben, y no les importa. Yo soy incapaz de distinguir qué libros de una editorial tienen agente y cuáles no.

La confianza viene de los escritores. si te gusta una novela de Fulano, leerás otra, tenga o no agente.

Si el filtro de calidad de un agente aportase algo que los lectores, que son los que pagan, consideraran para sus compras, se pondría en la portada, por ejemplo, se conocería qué autores lleva tal o cual agente. A mí, en concreto no sé qué me aportan si no distingo un libro de una misma editorial que tiene una gente detrás de otro que no lo tiene. Y desde luego nunca voy a leer un libro o dejar de hacerlo porque me digan que tiene un agente, y por tanto mayor garantía de calidad.

Saludos.

Blas Malo Poyatos dijo...

Bueno, yo tampoco sé de qué plantación saca el cacao la empresa "Valor"... pero me gusta su chocolate. Lo comparo con otros... y esos otros me gustan menos o nada.

Lo que sí perciben los lectores es que algunos libros les entusiasman y otros les decepcionan. Incluso del mismo autor; o incluso de la misma editorial.

Y algunas sí lo hacen, sí se habla de que tal autor o novela ha sido descubierto/a por tal agente; pon Barcells o Bruna en el buscador y verás que te dirige directamente a libros que ellos han seleccionado.

Nando dijo...

Totalmente de acuerdo, lo que importa es el resultado, el libro, eso es lo que decepciona o apasiona, y por extensión el autor, por eso leen más de él.

Cómo llega ese libro a las manos de los lectores no les importa, si tiene o no agente, no les importa en absoluto, como en tu ejemplo del chocolate. Muy bueno.

Salvador Felip dijo...

Hola Blas,

Tema extraordinariamente interesante y que me viene al pelo :)

Aprovecharé para comentarte una cosilla por correo

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Correo contestado, Salvador. Espero que te sea útil.

Un saludo

crónicas de un e-writer dijo...

Hola, Blas. Se han dado casos de escritores, a los cuales editoriales y agencias han rechazado obras por los cuatro puntos que tú enumeras, luego han sido un éxito en Amazon. ¿Cómo deberían haber actuado esos autores? ¿Con resignación y sentándose a esperar que sus obras encajen en los gustos del mercado editorial? No. Lo que hicieron fue editar sus obras en digital y demostrar que ellos/ellas valían, y que sus obras encajaban en un mercado libre, sin trabas y sin élites.
Un punto débil en tu argumentación, la de la entrada, es el “v”:
"v) Una agencia puede orientar a un autor sobre las tendencias que directamente le interesan a las editoriales. Eso es un conocimiento muy directo, que nunca obtendrán los auto publicados".
En mi opinión, es un punto que muy pocos escritores vocacionales suscribirían. La mayoría de los escritores suelen rechazar el convertirse en solícitos amanuenses. De los que no lo hacen, algunos publican.
No creo que nadie esté en contra de las editoriales y agencias. Para sus escritores seguro que son beneficiosas. Al menos es la idea que tenía hasta ahora, porque luego de leer algunos de los comentarios aquí vertidos, me da que algunos y algunas están un poco rebotados.
Buena suerte. Un abrazo


Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Crónicas, como puedes en la entrada el punto V) dice que "una agencia puede orientar....". No habla de imponer al autor nada de nada.

Eres autor. Escribes tu novela nueva y tu agencia la lee. Y te comenta: "tal o cual editorial está moviendonse mucho en ese gneéro, y la otra "Mengano Ediciones" ha dejado de publicar ese género y apuesta por éste otro. Tu mejor opción ahora es Fulano Ediciones pero para la próxima novela quizás sea mejor Zutano Edciones".

Esa orientación es dificil obtenerlo por uno mísmo.

Por otro lado, sí, es cierto que algunos autores rechazados por esos 4 puntos que deciden apostar por AMAZON les va bien. Ahí está AMAZON, ofreciendo oportunidades. Cada autor debe decidir por sí mismo.

Creo (y es opinión subjetiva) que el "glamour" de lo literario y el deseo de un "éxito fulminante" (como la Rowling, y similares) casi instantáneo, empuja a muchos a autopublicar en AMAZON de forma impulsiva. ¿Paciencia?¿Mejorar?¿Largo plazo? Son términos que no encajan con nuestra vida acelerada.

Cada cual que escoja su camino. El lector lo único que valorará será "el sabor del chocolate", no el esfuerzo, dedicación o frustraciones que haya detrás de un libro.

Javier Pellicer dijo...

Personalmente, y según mi experiencia, tener agente es lo mejor que me ha podido pasar. Quizás sin ellos podría haber publicado también, no lo dudo, pero mi agente me ha dado una seguridad tremenda, lo que me ha permitido centrarme más en el aspecto literario y dejar apartada la preocupación de buscar editorial. Y eso vale mucho más dinero del que yo les cedo por las ventas de mis libros.
También tengo que decir que mi agencia también me ha ayudado con el tema de promoción, por ejemplo, consiguiéndome presentaciones.
De todos modos, tengo a muchos amigos autores que publican sin tener agente literario, y con buenas editoriales. Y chapó por ellos. Pero yo, hoy por hoy, no me cambio por nadie.
En cuanto a lo de que las agencias a veces se desentienden de sus autores, aunque cruel hasta cierto punto es lógico: cuando un fabricante apuesta por un producto nuevo y lo pone a la venta, si resulta que no funciona, ¿seguirá perdiendo su tiempo en ese producto que no le da beneficios? Por supuesto que no. Es así de duro. Los agentes también se equivocan al aceptar a sus representados, son humanos. Y si no funcionan, o no logran colocarlos, es normal que se centren en quienes sí funcionan. No parece justo para el autor, desde luego, pero pensemos que aquí quien se juega el jornal es el agente, no el escritor. A este no le cuesta dinero, al agente sí, sobre todo en tiempo que podría estar dedicándole a otro autor que sí podría funcionar. Es la ley del más apto.
De todos modos, estas cosas suelen pasar sobre todo en las grandes agencias, saturadas de autores. En las medianas y pequeñas hay más lealtad (en líneas generales).

Blanca Miosi dijo...

Lo cierto de todo es que ni agentes ni editoriales saben cuándo un libro tendrá éxito. Sufrí por primera vez un rechazo con El manuscrito 1 El secreto y justamente fue uno de mis libros de más éxito. El tener un agente por muy bueno que sea no garantiza que un libro sea publicado, ni siquiera su calidad. Amazon nos ha dado la oportunidad de someter nuestras obras a la prueba de fuego, la que decide si la novela es buena o no: Los lectores.

Anónimo dijo...

HOLA...SOY EL ANONIMO : ene LAVA, QUE NO SE REGISTRA PORQUE ABURRE...Y, BLAS, CÓMO ESTA TU COLOMBROÑO, FEMO ???...BUENO, ESTA RECLARO QUE HOY LOS AUTORES TIENEN UN COLGADERO GRATUITO, DONDE PUEDEN SER SELECCIONADOS x LAS EDITOS, LOS LECTORES Y AGENTES...ES DECIR, VARIOS PUTOS INTERMEDIARIOS CAERAN, EN UNA...PERO, IGUAL, SALDRAN OTROS...GRACIAS