domingo, 23 de septiembre de 2012

En FNAC Forum, ¡Bizancio!

Para no ser menos esta semana os dejo aquí la entrevista que los lectores me realizaron online en el Forum FNAC el pasado jueves día 20. Es una entrevista jugosa, corta, con sólo 12 preguntas, pero con mucha chicha.

Espero que os guste.



Hola, buenos días a todos, soy Blas Malo y estoy a vuestra disposición para responder a vuestras preguntas sobre lo que queráis comentarme sobre novela histórica, sobre Bizancio y sobre mi segunda novela histórica, “El Mármara en llamas” (Ediciones B)
Espero vuestras preguntas, no seáis tímidos.

#1. Hola, Blas.
Mi pregunta es muy simple: ¿Por qué Constantinopla? ¿Qué fue lo que te impulsó a escribir esta historia?
Muchas gracias. (Javier Pellicer)


Hola Javier, descubrí Constantinopla y el imperio bizantino a través de Isaac Asimov en mi juventud (que además de escritor de ciencia ficción fue un excelente divulgador científico y de historia), pero fue la lectura de un ensayo del autor John Julius Norwich lo que me hechizó. Se ha escrito mucho sobre Roma, pero muy poco sobre su directo heredero, el imperio bizantino. Y dentro de esta civilización brillante me llamó la atención un episodio concreto: el fuego griego. El misterio que rodeaba a esta invención se adueñó de mí. Así, quise conocer más. Norwich me ha hecho bizantinista, todo lo demás está en la Historia. Fascinante.
#2. Buenos días,señor Malo,usted,que ha publicado dos novelas de corte histórico.¿Que opinión tiene usted sobre la Batalla de las Navas de Tolosa? Un Saludo. (Francisco Miguel Lendínez)
Hola Francisco Miguel. Fue una de las escasas batallas de grandes masas entre cristianos y musulmanes en nuestra península, donde predominaban las aceifas de simple saqueo. En Sagrajas, Uclés y Alarcos los musulmanes derrotaron a los castellanos, pero su ímpetu militar estaba decreciendo, y la llegada de los almohades puso de manifiesto la desunión política entre las regiones de Al-Andalus, mientras que Castilla supo buscar alianzas con Navarra, Portugal y Aragón. Cualquiera de los dos contendientes tenían opciones para vencer, pero un grave error de estrategia hizo que los almohades acabaran derrotados. Tras la batalla, se perdió la unión entre musulmanes, y Castilla tuvo vía libre para ocupar Córdoba y Sevilla y adelantar la frontera hasta el río Guadalquivir. Un enfrentamiento así era inevitable, ya que ambas culturas buscaban la expansión (Castilla, hacia el Sur; Al-Andalus, a retomar el Norte).
#3. Estimado señor Malo, la caída de Constantinopla sacudió los cimientos del mundo occidental y dio paso al Renacimiento. ¿Puede ser la actual crisis la causa de algo nuevo y esperanzador? (Caballero Kosmas)
Hola Caballero, todas las Crisis provocan cambios, inevitablemente, los ciclos de destrucción y creación moldean la Historia, provocan reinvenciones y nuevas ideas, y también víctimas lamentablemente. Esperemos que, ahora que somos varios siglos más civilizados, lo demostremos.
 
#4. Me pregunto si Bizancio no fue más que la historia de una eterna agonía… Siempre en retroceso frente a imperios más fuertes hasta ser liquidado por uno de ellos. ¿Qué opina al respecto? (Teodosio)
Hola Teodosio. Un imperio no puede expandirse eternamente, ¿significa que entonces ahora EEUU está en agonía frente a China, por ejemplo? Yo creo que no; Bizancio lo que hizo fue amoldarse como pudo a sus circunstancias. El imperio tuvo altibajos, épocas de grandes gobernantes y también de nefastos tiranos, de riqueza y también de pobreza, pero por mil años fue la referencia para toda Europa. Mientras Constantinopla brillaba en el Bósforo cayó Roma, cayeron los reinos bárbaros, cayó la Hispania visigoda, cayó el imperio carolingio… y Bizancio pareció eterna, a su lado.
#5. ¿Cuál cree que ha sido la batalla más significativa de la historia? ¿Por qué? (Alberto)
Hola Alberto, es difícil generalizar. A nivel europeo, ¿fue más importante Marathón, las Termópilas, la llegada de Aníbal a las puertas de Roma, los asedios árabes a Constantinopla, la batalla de Poitiers entre francos y árabes, la invasión de los hunos, la derrota de Napoleón en Waterloo…? Todas ellas fueron grandes batallas, y por eso mismo, cualquiera que hubiera sido el vencedor hubiera dejado una cicatriz indeleble y trascendente en la Historia. A nivel de la novela, Bizancio supuso un bastión frente al islam; si no hubiera existido, la historia de las religiones y de Europa hubiera sido muy diferente.
#6. ¿Podrías decirnos en qué consistía el temido Fuego Griego? ¿Por cuanto tiempo tuvieron el secreto los bizantinos? (Belisario)
Hola Belisario, el secreto del fuego griego se ha perdido. Su composición era un secreto de estado y muy, muy pocos conocían sobre su elaboración y su fórmula completa. No obstante, se tienen ciertas pistas en crónicas árabes y descripciones bizantinas sobre logística para la guerra, como para la invasión bizantina contra los piratas árabes en Creta en el s.X. El nafta era su compuesto principal, se cree que consiguieron desarrollar un forma de “cracking” por el que obtenían un producto muy semejante al queroseno; ese producto era mezclado en caliente con resinas de pino, que lo hacían menos volátil y le daban mayor poder calorífico. Se ha conseguido desarrollar una fórmula de fuego griego a partir de la tecnología de la época, que proporcionar llamas a más de 1000ºC, arrojando la mezcla incendiaria por medio de bombas manuales y sifones reconstruidos según la época (en bronce y estaño). La base olea hacía que la mezcla flotara, alzando así en el mar muros en llamas, y que no se apagara con agua. Una pesadilla para los marinos.
Los árabes lo que hicieron fue imitarlos, a partir de lo que se conocía de las guerras persas desarrollaron nuevos productos inflamables como armas de guerra, que usaron por ejemplo en el asedio de Sevilla en el s.IX, pero no fueron tan mortíferos como el fuego griego.
#7. ¿Cree que el Imperio Bizantino hubiera sobrevivido como estado si los cruzados europeos no hubieran tomado Constantinopla? (Mikel Herr)
Hola Mikel, el corazón del imperio era Constantinopla, y quien lo tomara tendría el imperio sometido. ¿Por qué? Por su situación estratégica, por sus redes comerciales por las que fluía el dinero procedente de múltiples países y por su fama. El saqueo de los cruzados en 1204 y el desmembramiento del imperio hasta su reconquista en 1261 le arrancó una gran parte de su vigor, lo que favoreció al Islam. Posiblemente, sin el saqueo hubiera sobrevivido más tiempo: los cruzados hubieran pasado por su territorio hacia Siria y Damasco y hecho su cometido, debilitando a los pueblos árabes. Y eso hubiera fortalecido al imperio, y quizás a animarle a una expansión.
#8. Estimado Blas,
A menudo escuchamos hablar del imperialismo occidental en el Mediterráneo como causa de la violencia en la zona. Sin embargo, se olvida que la expansión del Islam llegó hasta Poitiers en Francia y que hasta el S.XVII hubo un ejército turco asediando Viena (¡ahí es nada!) No es la historia, precisamente, todo lo contrario, una desesperada defensa de Occidente frente a la amenaza que venía de Oriente.¿Cuál es su opinión? Gracias (Ruidoso)

Hola Ruidoso, el Islam siempre ha sido expansionista y proselitista, al igual que el Cristianismo, así que, inevitablemente se tenía que llegar a un conflicto, en una época donde la religión dominaba el día a día en ambas culturas. Te pongo un ejemplo, si no se hubiera descubierto América, lo natural hubiera sido que los Reyes Católicos, después de tomar Granada en 1492, hubieran decidido cruzar el Estrecho contra el debilitado estado meriní. Entonces el enfrentamiento hubiera tenido en el Atlas, por poner un caso. Hacia Oriente, el Islam alcanzó China. Hacia Occidente, Europa se adueñó de toda América. 
#9. ¿Por qué se habla de una discusión bizantina para referirse a aquella que no tiene fin y no se resuelve nunca? (Juliano el Apóstata)
Hola Juliano, en Constantinopla un tema cotidiano de conversación era la teología. Parece sorpredente, pero así era, los pescaderos se enzarzaban en polémicas sobre tal o cual interpretación de la naturaleza de Cristo (tenían varias teorías teológicas, que Roma rechazaba como herejías) con los tenderos, y no acababan nunca, ni se llegaba a ningún acuerdo. Además, era la capital de la burocracia, para todo había que pasar por manos de muchos funcionarios, servidores, secretarios… todo se eternizaba (menos para los poderosos). Se dice que mientas los otomanos asaltaban las murallas en 1453, en palacio muchos aún estaban dedicados a perder el tiempo discutiendo sobre el sexo de los ángeles.
#10. Hola, Blas. ¿Has conseguido averiguar los ingredientes del fuego griego? (Sombra Uau)
Aún no, pero sigo leyendo. Nafta, resina de pino, cal viva… ya me queda menos. Actualmente se realizan excavaciones arqueológicas en la actual Estambul (la vieja Constantinopla) en Yenikapi, el antiguo Puerto de Teodosio, y se ha descubierto los muelles y numerosos pecios, así como miles de vasijas. Quizás, en alguna de ellas que siguen precintadas a pesar de los siglos, haya residuos de la mezcla que se pueda analizar. O que el secreto de su composición esté en algún legajo olvidado en las catacumbas del Vaticano, procedente del saqueo de Constantinopla por parte de los cruzados en 1204. O en los monasterios ortodoxos del Monte Athos, entre las escribanías de los monjes silenciosos…
.
#11. ¿Queda algún resto reseñable de la presencia bizantina en el sur de la península? (Juana)
Hola Juana, la presencia bizantina en el sudeste español en época de Justiniano, aunque breve, dejó una profunda impronta. Los reyes visigodos quedaron impresionados por la burocracia y boato de los bizantinos, y trasladaron esa idea de majestad y elección divina a su parafernalia regia, incorporando el color púrpura y las coronas votivas (veáse por ejemplo la corona votiva de Recesvinto, del tesoro de Guarrazar (Toledo) ). En cuanto a restos materiales, se ha localizado poco y es que esta época de la presencia bizantina en España apenas se ha estudiado (tampoco dio tiempo a grandes construcciones). Se han hallado casas y muros dentro del teatro romano de Cartagena (Murcia), se han hallado placas pétreas con dibujos de “dromones” (los barcos de guerra bizantinos) en Málaga; en Las Gabias (Granada) existe un criptopórtico (estancia subterránea) que se asigna a esta época; y en Sevilla, durante la construcción del metro en la fase antigua de hace 20 años, se excavó en el antiguo caude fluvial, encontrándose restos de mercantes bizantinos de la época de Justiniano (571 d.C). Si hay más, estará bajo los estratos de la presencia árabe en nuestra península.
#12. Blas, lo que dices acerca de los muros de fuego flotantes me recuerda mucho a una escena de cierta saga fantástica que está muy de moda y que usa elementos históricos (como ese que tan bien has descrito) para ambientar sus tramas. Y hablando de eso, se advierte una tendencia hacia la “fusión” entre la novela fantástica y la histórica que da lugar a una especie de híbrido. Tú eres recreacionista y riguroso como novelista histórico. ¿Cómo ves esa “intromisión” de la fantasía èpica en el género que manejas? ¿Te dejarías arrastrar por esa moda? (Jaime)
Hola Jaime, es normal que el género fantástico beba de la Historia real, los que escriben son humanos, que de forma real sólo conocen la historia humana. ¿Por qué imaginarse un mundo completo, cuando eso ya existe? Te doy ejemplo, Isaac Asimov se basó en el imperio bizantino para crear su saga de Fundación e Imperio (ciencia ficción), donde el nombre de su general triunfante Bel Riose deriva del general Belisario que sirvió triunfante al emperado Justiniano. J.R.R. Tolkien creó Arnor y Gondor en su Tierra Media como reflejo del Imperio Romano de Occidente y de Oriente, y Minas Tirirh la identificó con Constantinopla: una ciudad de piedra, de enormes murallas y máquinas de guerra, en un espolón de la montaña rodeado por agua, el río Anduin (su equivalente, el Mar de Mármara), una estrecha frontera de agua que les separa del enemigo (el estrecho del Bósforo), que después de una tierra fértil Ithilien (que es la llanura de Anatolia) ve con temor el avance del enemigo más alla de las montañas al Este (esas montañas serían la Cordilleras del Tauros, en medio de Asia Menor, que era la frontera entre Bizancio y el Islam en el s.VIII). George R. R Martin ambienta su novela de fantasía histórica en algo similar a la Guerra de los 30 años…

Es un género válido para el que así lo piense, recuerda que leemos para entretenernos y divertirnos, emocionarnos y sufrir una catharsis tras la lectura, no ser el que se era, sino ser otro. Yo prefiero ir directamente a la fuente, novelar la Historia real que supera, con mucho, cualquier ficción.
Acaba de terminar la entrevista, y os agradezco a todos lo que habéis participado vuestras preguntas.

 Espero que vuestra curiosidad haya quedado satisfecha, y que de ahora en adelante miréis al imperio bizantino con otros ojos. Si me novela os ha entretenido y os ha descubierto una civilización que desconocíais entonces puedo estar satisfecho. 

Podéis encontrarme por la red, Facebook, Twitter y en mi blog y web, y responderé gustoso a todos aquellos comentarios, preguntas y cualquier cosa que queráis hacerme sobre novela histórica, sobre Bizancio, sobre la Historia, sobre la escritura…
 
Sed valientes, ¡y navegad hacia Bizancio!
 
Y termino con un lema que empleo de un tiempo a esta parte:

******** [¿CRISIS? Mejor con un libro. ¡LEE!] *************

 
Un cordial saludo a todos:

Blas Malo

www.lenegaron27.blogspot.com
www.blasmalopoyatos.com


Enlace a la entrevista: http://forum.fnac.es/blas-malo-20-09-2012/

6 comentarios:

Salvador Felip dijo...

Hola Blas,

Veo que el fuego griego es pregunta imprescindible. Espero que no sea para recrearlo y utilizarlo en alguna manifestación...

Un saludo

Armando Rodera dijo...

Me ha gustado mucho la entrevista, Blas. Unas preguntas muy interesantes, al igual que tus certeras respuestas.

Un abrazo.

Blanca Miosi dijo...

Te felicito, Blas eres todo un profesor de historia, excelentes respuestas, un abrazo y que sigan los éxitos!

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Salvador, espero que no. Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando, gracias. Intento ser didáctico e interesante, a la vez, espero haberlo logrado. Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, éxitos los tuyos, ¡qué barbaridad! Aquí muchos, yo entre ellos, estamos muy lejos de igualarte. Pero disfrutamos escribiendo y eso es importante.

Un saludo cordial