sábado, 3 de marzo de 2012

Deconstruyendo a Castle (I)

Unos días complicados, una realidad laboral al rojo vivo, horarios desquiciados y los preparativos para la próxima salida de mi nueva novela me han tenido bastante apartado de blogs, redes y mundo en general. Hoy quiero dedicaros la entrada a un asunto diferente de lo habitual.

Hace varias semanas que sigo una serie que apenas presté atención en su momento sobre un escritor famosillo (en la ficción que recrea la serie) que, merced a su amistad con el alcalde de Nueva York consigue que se le admita en una comisaria como observador en la sombra de un detective, para obtener nuevas ideas y tramas para sus libros. Sí, estoy hablando de "Castle" (Richard Castle y la agente Becket, papeles protagonizados por Nathan Fillion y Stana Katic)



No sé si será cosa mía, pero no dejo de ver por la tele y el cine series, capitulos y películas con escritores como protagonistas (algunos frustados, otros de éxito, otros en la sombra como ghost-writer...)

La serie es simpática, y el escritor Castle se lleva al televidente al bolsillo con sus duelos dialécticos y de tensión sexual latente con Becket. Lo que pasa es que da una visión glamourosa de la Literatura que muy poco tiene que ver con la realidad de la inmensa mayoría de escritores y juntaletras, así que voy a deconstruir qué veo de erróneo en la serie sobre ese aspecto:

1.-En la serie, aparentemente Castle "nunca" escribe, está siempre ocupado con sus asuntos familiares y su entretenido pasatiempo como observador policial. En ningún capítulo le he visto emborronando un folio o aporreando teclas en su ordenador. ERROR. Quien se precie de escribir, o de querer vivir de ello, escribe todos los días, poco o mucho, sea de día o de noche.

2.-En la serie, Castle es un bestseller que vive exclusivamente de sus libros. Incluso en uno de ellos se le ve jugando al pocker con varios autores americanos de carne y hueso (pude ver a James Patterson, autor bestseller polémico). ERROR. La inmensa mayoría de escritores viven compaginando la escritura con otros trabajos.

3.-Richard Castle es reconocido en todos los capitulos de una forma u otra, por algún secundario, lo que siempre estimula su ego. Se ven sus libros en los escaparates, su figura en cartón anuncia superventas. ERROR. Muy pocos son conocidos por el público, los demás pasan desapercibidos en cualquier parte. Que alguien te diga "¡Ah, tú eres el escritor de... !" es tan raro,raro como encontrar un perro verde por la calle. Yo, sólo me he encontrado uno en año y medio. Y las campañas de promoción se cuentan con los dedos de la mano: búscate la vida lo mejor que puedas.

4.-Castle tiene su libros dispuestos por cientos en las librerías y grandes Wall-Mart. ERROR. La tirada media en España el año pasado fue 1300 ejemplares por edición, y pocos superan la primera edición, en general el volumen de devoluciones es muy alto, 30-40-50% según la época del año. Las librerías apenas tienen ejemplares: ¿por qué se van a arriesgar a pedir más, si saben que apenas los van a vender? Si no eres bestseller, olvidate, y confórmate con una balda en bajo, con uno o dos ejemplares de tu libro.

5.-Castle es un imán para la mujeres. Como poco llama la atención, y tiene un agudo don de observación y de palabra. Si algo sabe, es encontrar palabras para hilvanar un posible argumento que explique lo que observa cuando sigue a Becket. ERROR. En general, yo por lo menos, me siento más libre ante un folio en blanco que ante una multitud, y nada de imán, no. Eso queda para la ficción, no para la realidad.

6.-Castle disfruta del vino y de la bebida en general, siguiendo la costumbre de preferir un buen caldo como acompañante de las propias ideas. Un escritor con una copa de buen vino y una mujer cerca, sea Becket u otra, siempre se siente con ganas de flirtear. CIERTO. Costumbres de Poe. Para qué negarlo, a veces un vaso de ron añejo, o una limonada aliñada con acierto estimula y permite salir de un atolladero argumental. Y si encima estás acompañado, dilo: di que eres escritor, nada más, mientras das un silencioso sorbo a tu copa. Y que ella se imagine la glamourosa vida que en realidad no llevas. Te mirara de otra forma y te preguntará. Entonces sí que tendrás que inventarte algo original.

16 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Mi hijo me "obligó" un dia a ver esta serie. Solo la aguanté cinco minutos. Me pareció machista y vulgar.
En cuanto a tu novela, me alegro que andes tan liado. Seguro que lo estás pasando genial ;)
Saludos

Jen Salvadó dijo...

¿Y que me dices de Hank Moody (David Duchovny en Californication)? Una brillántísima actuación para rizar el rizo de los tópicos de Castle.

Un saludo

Pedro López Manzano dijo...

Muy divertido post. A ver si hay suerte y Castle rodea de mujeres guapas a todos los escritores.

Coñas aparte, bastante de acuerdo en todo.

Castle es, como mínimo, poco representativo (supongo que intentará ser una especie de Crichton en sus mejores días).
Pero, la verdad sea dicha, Nathan Fillion está lleno de carisma y hace que la serie funcione y se deje ver más que otros clones del rollo policíaco actual.
Por cierto, que siguiendo el modelo "tío carismático+policía estándar", me parece inmensamente parecida a El Mentalista, jeje.

Saludos.

Blanca Miosi dijo...

Estoy de acuerdo en todos los puntos que dices, Blas, el asunto es que Castle es un autor norteamericano, donde la tirada media es de 100.000 ejemplares como mínimo, lo que supongamos que sea un dólar por libro son 100.000 al año como mínimo. Ahora, el hecho de que no escriba en la serie, sí lo considero un tremendo error, lo he visto algunas veces, prefiero House.

Besos!
Blanca

Salvador Felip dijo...

Hola Blas,

Yo he visto algunos capítulos y me pareció entretenida, aunque coincido con tu apreciación, de ahí a la realidad hay un salto muy grande.

En cualquier caso, sobre escritores que no escriben nunca tenemos un ejemplo muy cercano en Tintín, reportero que sólo hace un artículo en todos sus comics (en el país de los Soviets)

Un saludo

Alejandro Laurenza dijo...

Blas,

Nunca vi la serie, pero por cómo lo contás, tus observaciones me parecieron acertadísimas, y hasta me hicieron sonreír. :-)

Te mando un abrazo.

Armando Rodera dijo...

La verdad es que nunca he visto la serie, Blas, aunque puede estar entretenida. Es cierto que en USA es totalmente diferente a España en cuanto al tema de escritores conocidos (los superventas tienen agente, representante, van en limusina, etc), pero bueno, imagino que será un poco exagerado.

Enhorabuena también por tu próximo lanzamiento (me encanta la portada!!), ya no te queda nada.

Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola, lo único es la espera, que me come. Estoy impaciente por poder palpar la portada.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Jen, ¡pues sí! Habrá que dedicar una entrada a la presencia de escritores en el mundo audiovisual. Gracias por tu comentario y tu idea.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Pedro, hay que verla con aire desenfadado. El actor que representa a Castle lo hace con gracia, a mi parecer.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Santa Palabra, Blanca, ¿dices que en EEUU la tirada mínima son 100.000 ejemplares? Menudas cifras mueven allí. Aunque no debiera ser extraño, ya que su número de lectores nacionales es enorme.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Salvador, me apunto a Tintín para otra entrada más sobre los escritores de ficción.

¿Habrá estudiado alguien por qué llama tanto la atención la actividad literaria en la televisión?

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro, es entretenida, con tópicos y todo. Incluso ingeniosa, y los que escribimos lo hacemos con ingenio, así que da ideas.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando, me imagino que hacer en España una serie parecida sobre un escritor que trabaje para la policia tendría poco éxito si reflejaran la realidad: verían que ese glamour de Hollywood no es real.

Estoy impaciente por que llegue el dia D.

Un abrazo

Martikka dijo...

He visto un par de temporadas, es una serie entretenida, y sí, poco que ver con la realidad, y muy de acuerdo con tu "deconstrucción". Ay, los tópicos....

Saludos

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Martikka, ¿sería interesante una serie realista? Quizás no; los televidentes y lectores buscamos otros mundos que nos hagan olvidar nuestra realidad, momentáneamente. Así, con tópicos y todo, creo que la serie sí cumple ese cometido.

Un saludo