domingo, 6 de marzo de 2011

El título y la importancia de un buen final

He terminado. Mi segunda novela está lista para entregársela a la Agencia. Ha sido un trabajo arduo pero muy satisfactorio, que me ha llevado un año de correcciones. Pensé que tardaría menos, pero este año ha sido agitado: "El esclavo de la Al-Hamrá" (Ediciones B) ha tenido la culpa. Las correcciones antes de pasar a la imprenta, la creación de la página Web, la promoción de la novela, las presentaciones, entrevistas, reseñas...

Pensé que en el verano lo tendría listo. Pero la Crisis, el trabajo, asuntos familiares, la vida... la vida. Está terminada, ahora. Estructura, sinopsis, contraportada... Estoy creando unos mapas para complementarla y un glosario, así como la nota final. Sólo falta una cosa: el título.

Tengo un título provisional, que en su momento me pareció fabuloso, pero ahora tengo mis dudas. El título no sólo presenta la obra, debe tener algo especial, una razón de ser, un doble significado. Debe llamar la atención, estar unido a los protagonistas, y ser corto. Y sobre todo, debe ser original. El que tiene ahora, investigando, resulta que ya se empleó en otro libro de hace unos años (serendipia).



Tan importante como el título, que es la presentación, es un buen final, un final acorde con los personajes, y que sea un broche al clímax del penúltimo capítulo. Un final que sobrecoja al lector, que muestre cómo han evolucionado los personajes, cómo se han adaptado a la Vida, y lo más importante para mí, que llene al lector de esperanza. Necesitamos sueños y esperanzas en nuestras vidas, más aún en estos tiempos de crisis. Los personajes se enfrentan a nuestros mismos conflictos, sufren, pero también aprenden, toman decisiones, se enfrentan a la vida, y encuentran fuerza en los que le rodean, en los que les quieren, para no rendirse. El lector debe cerrar el libro con los ojos brillantes, pensando que el sol brilla todos los días.

Además, con astucia, he colocado pistas a lo largo de la historia, para que el lector se pregunte sobre algunos personajes. Es una historia cerrada, pero abierta a una continuación, porque con mis personajes ya madurados ambiciono crear una trilogía o una serie. Los lectores tendrán la última palabra. En cuanto tenga los últimos flecos cerrados os adelantaré el título y la contraportada.

¡Dromones! ¡El Mar de Propontis! ¡Constantinopla!

10 comentarios:

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Blas. Pues creo recordar el título de ese segundo libro tuyo porque lo hablamos alguna vez. A mí me parecía un buen título, pero, claro, ahora tus conocimientos sobre la maquinaria editorial han aumentado y tú, mejor que nadie, sabes de la importancia de esas decisiones. Seguro que has hecho un buen trabajo. Enhorabuena por ese segundo libro. Un abrazo.
Sergio

Salvador Felip dijo...

Enhorabuena por la finalización Blas,

Espero que no se demore mucho su publicación y pronto tenga un segundo libro tuyo en las manos ¡y de Bizancio nada menos!

Un saludo

B. Miosi dijo...

Blas, tienes razón, el título es tan importante como la novela misma. Yo prefiero los títulos cortos y contundentes, pero hay novelas con títulos muy largos que han tenido justamente éxito debido a eso, las de Larsson por ejemplo.

Espero que escojas uno que implique todo lo que deseas que signifique leer tu novela.

Besos,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Pues ya nos contarás cual es el título definitivo. Como bien apuntáis, es algo fundamental para el éxito de una novela, Blas.

Y `por supuesto, felicidades por haber terminado esa profunda revisión, teniendo ya en tus manos una nueva obra que lanzar al gran público.

Un abrazo.

Alejandro Laurenza dijo...

A mí los títulos suelen llegarme sin buscarlos demasiado. Un día aparecen, se descubren, y siento que identifican la obra como ningún otro podría hacerlo.

Un saludo,
Alejandro.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio, sigo dándole vueltas al título, es lo único que me falta. Pero no me preocupa, ya saldrá.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Salvador, veremos qué tal va todo. Creo que es una buena historia; pero tal como está el sector, a lo mejor tarda un tiempo en ver la luz.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, en ello estoy. Y me está costando; tenía listo el nuevo título cuando investigando he descubierto que ya estaba cogido. Una lástima, pero sigo pensando.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando, el trabajo ha sido muy intenso. El mérito no es escribir, el mérito es saber transmitir a los que lo lean las sensaciones del escritor al crear su obra.

¿Llegará a la calle? El mercado está fatal, pero tengo esperanzas.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

¡Bendita inspiración, Alejandro! Espero que me llegue pronto.

Un abrazo