sábado, 21 de agosto de 2010

Extractos de un mago de la escritura

Por el Facebook se comentan hoy varios libros sobre las diferentes teorías de la escritura; sobre ellos, varias personas opinaban qué les habían parecido. Varios comentarios señalaban que varias de esas guías, según decían buenisímas, eran en realidad demasiado eruditas. Demasiado frías.

Teoría, teoría... demasiada teoría mata la inspiración, puede paralizarte; en vez de escribir la inacción te ataca porque estás con la duda: ¿es esta estructura sintácticamente la más correcta?, o ¡espera!, ¡estoy cayendo en una aliteración!.

Mi teoría es sencilla: sujeto, verbo, predicado. Tener unos personajes definidos, un conflicto, la resolución del conflicto. Presentación, nudo y desenlace. Saber de dónde parto y hacia dónde voy, cuál es la meta de mi historia. Y antes de todo eso leer muchísimo; cuando estoy ante un autor que me gusta, intento descubrir "por qué" me gusta: ¿son sus descripciones?, ¿la personalidad de sus protagonistas?, ¿la ambientación?, ¿la intriga y las pistas inteligentes que suelta por la trama?.

Acumulo muchas, muchas de estas cosas "buenas" que me gustan en mi cabeza, y cuando me pongo a escribir, escribo para divertirme. Intento ser tan entretenido y absorbente como esos que me gustan. Intento pasármelo tan bien como leyendo a esos que me gustan, meterme en la historia de lleno.

Unas veces lo logro, otras no. Hay dias que consigo sacar dos, tres, cuatro hojas sin un borrón; otros, aniquilo párrafos, rescato lo que puedo, y rehago, avanzando apenas media cuartilla. Pero no paro. Sigo en el juego. Me río de mí mismo.

El libro que me encantó sobre cómo escribir es "La página escrita" de Jordi Sierra i Fabra (Editorial SM). Lo recomiendo. De vez en cuando hojeo sus hojas para refrescar la mente. Os dejo unos extractos:



1.1.- Los porqués
"Respondámonos a estas dos preguntas: ¿Por qué leer?, y ¿Por qué escribir?.
La primera puede parecer sencilla. Todos leemos salvo que seamos analfabetos. Incluso los que no leen periódicos ni novelas, leen; por la calle, los rótulos de las tiendas; en la parada del autobús, el nombre de la línea que han de tomar... (...)
Pero la voluntad de leer un libro o un periódico es otra cosa, sobre todo lo primero, porque para ello se precisa de la necesidad o del anhelo de hacerlo. Leer una novela no es un acto reflejo, sino condicionado. Buscamos algo: satisfacción, curiosidad, estímulo... (...)"


1.2.- Previo a escribir: leer
"En una ocasión, en una conferencia, me atreví a realizar un decálogo propio en torno a los libros y la escritura. Creo que encaja aquí, como parte de esta teorización sobre la singularidad de la palabra escrita, el placer de leer como antesala de la virtud de escribir:

...
3.- Un libro es como un disco, una película, un vídeo o un juego: pura evasión.
...
8.- Al leer, al sentir, recordamos que estamos vivos, y que esto es un privilegio.
9.- Cuando el mundo intenta darnos alcance y asquearnos, leer es lo único que nos devuelve a nuestra condición humana.
10.- Leer es como hacer el amor: estás tú y el libro, solos, compartiéndolo todo.
...

Si leer nos hace formar parte de una realidad global, en la misma medida las personas que escriben necesitan hacerlo para sentirse vivas. Así pues, ¿por qué escribir? ¿Para vivir? ¿Para comunicarnos? ¿Para saber que existimos?

Haría falta un libro entero para hablar de ello, y no hay tiempo ni espacio para tanta elucubración, sobre todo si el que escribe la respuesta es un loco, un apasionado, un enfermo de la escritura, como es mi caso. Una de mis frases más conocidas dice: Escribir es el orgasmo continuo, y con esto creo que todo queda dicho"




Es día 21. Ya queda menos de dos meses para la salida a la calle de "El esclavo de la Al-Hamrā" (Ediciones B) (20.10.2010), la página Web de la novela estará muy pronto operativa...

14 comentarios:

Sergio G.Ros dijo...

Excelente entrada, Blas. Siempre has recomendado ese libro, a mí mismo sin ir más lejos, pero lo cierto es que no lo he encontrado en un par de librerías donde aparece agotado, así que pondré más empeño, viendo lo bien que hablas de él.
Estoy de acuerdo en todos los párrafos: escribir es pura diversión y además una necesidad casi "celular" para algunos de nocostros. Pero sin la lectura, no hay nada que hacer. La lectura es a la escritura es lo que el aire y el agua a nuestra vida, es la fuente de todo.
Bueno, pasito a pasito vas afianzándote, amigo. Ya queda menos.
Un abrazo.

Carlos dijo...

Me lo lei el año pasado y tsmbién me encantó el libro del autor más prolífico de nuestro país.
Tiene muy buenos consejos para ponerse a escribir, aunque como él dice, son sus técnicas, como realizar antes un esquema lo más completo posible, y muchos escritores prefieren escribir sin realizar dicho esquema inicial.
Muy recomendable.
Saludos.

Lola Mariné dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, Blas.
Yo creo que la teoria hay que conocerla y olvidarse de ella, y escribir como nos salga de las entrañas.
La teoria, en difiniva, parte de la experiencia de otros escritores que escribieron intuitivamente y despues lo comparten con los demas.
Si yo tuviera que pensar en como debo hacer las cosas no escribiria una linea, pero ayuda para confirmate lo que ya sabes hacer.
Feliz semana.

Francisco de Paula dijo...

Sabias palabras, amigo Blas.

La teoría está muy bien. Es imprescindible para obtener una escritura brillante, sólida, sin fisuras, nos ayuda a comunicar mejor nuestras ideas, a facilitar que lleguen lo más íntegramente posible al lector, pero es el alma, el placer infinito de narrar y sumergirnos en una narración (ya sea durante su composición - escritura, o una vez ya compuesta, al reinterpretarla - lectura), el motor que impulsa y se esconde tras todo ello.
Digamos que la guía, la teoría, es nuestro monstruo de Frankenstein. El chispazo de la vida (no confundir con la Coca-Cola), su alma, lo que lo hace estar vivo, el que lo hace latir, es nuestro corazón.

Un saludo.

Martikka dijo...

La teoría está ahí, pero no pertenece al ámbito de la espontaneidad, por tanto, si le hacemos un hueco, se lo hacemos mejor en las revisiones: no en las primeras escrituras.

Me quedo con esta frase: Cuando el mundo intenta darnos alcance y asquearnos, leer es lo único que nos devuelve a nuestra condición humana.

¡Saludos!

B. Miosi dijo...

Blas:

El acto de escribir, según yo lo siento, es un estado mental diferente al que tenemos cuando estamos despiertos inmersos en el mundo cotidiano. Es como entrar en otra dimensión, tanto así, que cuando lees lo que has escrito en ocasiones te asombras de ti mismo.

Y sobre todo, no debemos olvidar que es un acto divertido. Estoy de acuerdo con Jordi Sierra:
" Leer es como hacer el amor: estás tú y el libro, solos, compartiéndolo todo."
Y creo que esto e4s válido tanto para el lector como para el escritor.

Besos,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Interesante entrada, Blas. No conocía esta obra, y creo que merecerá mucho la pena leerla.

Es cierto que la teoría y la práctica no tienen mucho que ver. Yo al escribir me dejo llevar, y aunque luego revise o rehaga, la verdad es que en el primer borrador no me preocupo demasiado. La escritura fluye simplemente, ya habrá tiempo de adaptarla a los cánones impuestos por el sector.

Gracias por compartir esta entrada con nosotros. Y a ver cuando nos muestras tu nueva web!!

Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio. ¡Gracias por el elogio! Si no encuentras el libro fisicamente por Cartagena, a lo mejor queda alguna copia en mi librería habitual, y si no por Internet. ¿Quieres que lo consulte?

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola carlos, es cierto, son sus técnicas, ¡pero las explica tan bien! Y con muchos extractos de sus propia obra. En fin, es una guía. Que cada maestrillo se haga con su librillo.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola, yo cuando escribo me basta con la "filosofía" de lo que pretendo escribir. Los detalles vienen luego.

Si no me preocupo mucho por la teoría es porque (supongo yo) a fuerza de leer algo se me ha quedado que me permite escribir medio en condiciones.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Francisco, pues sí; el disfrute es más importante que la perfección académica. Lo comparto plenamente.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

¡Hola Marta! Ya verás, cuando llego quemado del trabajo, me pongo a leer un rato, me absorbo en la lectura, ¡y voilá! Como nuevo.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

¡Hola Blanca! Con un libro te aislas de todo, como si fuera una droga (pero mucho mejor)

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando, la toería es para usarla, no para dejarse atar y asfixiar por ella.

Paciencia, ya queda poco para la Web, muy poco...

Un abrazo