domingo, 27 de junio de 2010

El Informe de Estilo

Esta semana he estado dedicado en cuerpo y alma a la que espero sea la última revisión de la novela. Sí, la última, porque la he realizado tomando como referencia el Informe de Estilo recibido desde la editorial.



¿Qué es el Informe de Estilo? Es el informe que se elabora sobre el manuscrito de la novela para depurar, no la trama, sino los siguientes aspectos:

-Gramaticales: se buscan posibles gazapos, errores de tecleo; frases con estructuras poco claras; aliteraciones; repeticiones; sujetos confusos en las oraciones.

-Ortográficas: en mi caso, está referido a las diferentes grafías árabes empleadas a lo largo del libro. Por ejemplo: nombres propios (¿Yúsuf es más correcto que Yussuf o Yusuf; Abd Alláh o Abdalá?), lugares (¿Wadl-as o Wadi Ash?), etc. Hay que seleccionar y seguir un criterio, ya que según la bibliografía que uno mire unos expertos te lo escriben todo de una forma más castellanizada, otros son más puristas, etc.

-Posibles anacronismos: por ejemplo, en una hoja mencionaba como especia a la vainilla, ¡que fue descubierta con América! Claro, yo me refería la vainilla índica, pero resulta que las plantaciones de vainilla en el Indico fueron plantadas allí posteriormente a su descubrimiento. O sea: adiós vainilla, coloquemos azafrán.

-Detalles de la trama: sí, más detalles de la trama. Al final, después de más de diez revisiones, es normal que se haya quedado colgada alguna frase que pertenecía a una escena ya modificada, y que por tanto está fuera de lugar, o entra en contradicción con otra parte de la historia. Así que a revisar y corregir la trama y aspectos del hilo temporal.

-Sinónimos: se plantean alternativas a palabras que se repitan con frecuencia, para evitar eso, su repetición sitemática tal cual.

-Modismos: por mucho que uno pretenda escribir como hace siete siglos, al final uno vive en el presente. Es inevitable que se cuele alguna expresión actual inadecuada. El informe las detecta y propone alternativas.

Redactar el informe de estilo requiere una concentración inmensa; una mente alerta; una evaluación continua de cada palabra, de cada frase, de cada contexto de la frase, de cada escena de la novela, de la novela entera. Así que no me extraña que hayan tardado tanto en elaborarlo. Chapeau por el Revisor, con su santa paciencia.

Cuando lo recibí el lunes, me angustié, pensando que si no corregía todo lo que señalaba y más, si no revisaba todo meticulosamente, el libro quedaría para la posteridad imperfecto. Imperfecto para la Eternidad. Y eso, después de tanta ilusión y dedicación, para mí sería un fracaso.



Terminé hace dos horas con las correcciones en una semana maratoniana e infernal. Está listo y ya enviado a la editorial la nueva versión del manuscrito. Quiero creer que todos estos detalles subsanados harán que, en vez de contar una buena historia, el libro trascienda a otro nivel y sea algo más.

¿Cuál será el siguiente paso? El diseño de la portada, y de eso hablaré, si todo va bien, en mi próxima entrada...

20 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Una cosa más solventada, ahora la portada, pasito a pasito vamos llegando al producto acabado y a septiembre.
Saludos.

Sergio G.Ros dijo...

Genial, Blas; mis felicitaciones, además de trabajador incansable eres una persona muy generosa; personalmente te agradezco un montón que nos alumbres con el proceso editorial; mil gracias! :)
Ya queda menos, ¿eh?
Un abrazo.

Laura dijo...

Interesantísima entrada y muy ilustrativa. Gracias por compartir esta información :)
Hola, llegué a tu blog por medio Los Manuscritos del Caos, de pura casualidad, y me ha gustado lo que he leído :)

Francisco de Paula dijo...

Ufff... vaya curro, compañero. Debe haber sido agotador. Yo lo pienso y me echo a temblar...
Pero bueno, ¡ya se ha terminado! De todas formas, no pienses que si se te queda algo atrás ya el libro queda imperfecto "para toda la eternidad", ya que en ocasiones se permite rectificar pequeños detalles en las sucesivas ediciones de la novela.

Teo Palacios dijo...

Pues ya verás, Blas... Después de eso, cundo te llegue tu libro, lo cogerás, empezarás a leerlo y dirás:

¡Pero cómo se nos puede haber pasado esto!

También forma parte de la magia de la escritura, así que disfrútalo!

Alejandro Laurenza dijo...

Blas,

Es como dice Francisco, lo que se escape se corrige en la próxima edición. Poco dura la eternidad en estos casos, ;-).

Un abrazo,
Alejandro.

B. Miosi dijo...

Blas, todo lo que cuentas habla muy bien de la editorial y de la obra que saldrá a la venta este septiembre. Depurada al máximo, como debe ser. Las buenas editoriales tienen un equipo exigente, por eso sus novelas se van arriba como la espuma!!

Besos,
Blanca

Cristina Puig dijo...

Gracias por compartir esta entrada con nosostros Blas, ahora me tocará a mí realizar las rectificaciones y mejora de estilo que la editorial me proponga, y tras la lectura de tu post sé lo que me espera un poco mejor, me hago una idea:)Espero leer tu novela pronto. Un abrazo y estaré atenta a tu siguiente post sobre la portada, interesante...

MiánRos dijo...

Es un placer leer los entresijos de la edición de una novela, Blas. Gracias por compartir toda la información; tiene que ser muy interesante ir pasando todas las fases, sí y estresante, me imagino.
Saludotes, amigo.

Mián Ros

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola, lo más compicado ya está hecho. Ahora queda solventar la impaciente espera.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio, ¡gracias por el halago! Intento aprovechar mi escaso tiempo lo mejor que puedo, no siempre consigo hacer todo lo que quiero. Y todo esto es cuestión de aprendizaje. Sí, está siendo una gran experiencia.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Laura, bienvenida a este sencillo Blog. Espero que te guste y que lo encuentres ameno y a la vez práctico.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hoal Francisco, ¡ya te digo el trabajo que tiene!. Pero espero que tenga su recompensa. Espero no tener que volver a revisarla por un tiempo, porque estoy agotado.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Teo, ¡te agradezco los ánimos! Sí, desde luego va a ser inolvidable, porque el parto del libro me está drenando todo mi tiempo y mi energia. Espero no dar a luz a un monstruo.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro, ¡uy! ¡Espero primero que se venda alguno de la primera edición y luego ya se verá si debe corregirse algo para la segunda!

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, sí, son exigentes, y eso me da confianza. En Septiembre tendré el veredicto del público. Espero sobrevivir a la espera.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Cristina, ¡pues mucho ánimo! Lei que estabas a las puertas de la publicación. Mucha paciencia, y no desespere con las revisiones interminables, que todo es por el bien del futuro libro.

¿Qué queremos: príncipe o monstruo? Así que a trabajar.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola MianRos, no nos podemos imaginar todo el trabajo que supone ver un libro a la venta en una librería, hasta que se pasa por la experiencia. Enriquecedores sí; agotadora también.

Un abrazo

Armando Rodera dijo...

Impresionante, Blas. Es un privilegio poder seguir a través tuyo los diferentes pasos para la publicación de un libro.

Por lo que cuentas son procesos muy exigentes, exhaustivos y con un grandísimo nivel de detalle para conseguir que la obra llegue perfecta a las librerías. Imagino que debe ser agotador, pero a la vez muy gratificante poder seguir todos esos pasos.

Gracias por compartirlo con todos nosotros. Ya queda menos.

Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando, agotador si es, porque estoy así: agotado. Tengo el cerebro un poco reblandecido pero espero recuperarme un poco en unos días para seguir escribiendo.

Espero que el resultado final lo merezca.

Un abrazo