viernes, 12 de marzo de 2010

La escalera de Jacob (175 escalones)

¿Escalera? ¿Jacob? ¿Qué entrada loca es ésta?, estaréis pensando.
¿Jacob ha escapado de la isla y ahora vagabundea por la Blogsfera... hasta llegar aquí?

¡Dios mío... es John Locke en persona!



Bueno, yo ERA John Locke, o mejor dicho, John ya no es, porque ahora el que es soy yo... me temo que vuestro amigo Blas ha sufrido... un percance. Shsss, shssss, demasiadas preguntas, demasiadas palabras. Vuestro amigo está a salvo... por ahora. Está subiendo la escalera de Jacob.



¡Ah, sí, Jacob está muerto! Pero no, no es ese Jacob. ¿Habéis leído la Biblia?. Jacob era un profeta, que vislumbró una escalera por la que los ángeles subían y bajaban del Cielo a la Tierra, según el Génesis (28;11-19):

""16 Despertó Jacob de su sueño y dijo: «¡Así pues, está Yahveh en este lugar y yo no lo sabía!» 17 Y asustado dijo: «¡Qué temible es este lugar! ¡Esto no es otra cosa sino la casa de Dios y la puerta del cielo!» 18 Levantóse Jacob de madrugada, y tomando la piedra que se había puesto por cabezal, la erigió como estela y derramó aceite sobre ella. 19 Y llamó a aquel lugar Betel, aunque el nombre primitivo de la ciudad era Luz.""

Y si los ángeles subían y bajaban por ese lugar, por ese portal, ¿no podría exisitr otros?¿Y no podría un simple mortal, asomarse a los Cielos y regresar con vida para contarlo?

Vuestro amigo está subiendo su propia escalera. Aunque a lo mejor cuando regrese ya no es Blas, sino otro... u otra cosa. Como Locke.


El pasado lunes llegó el Informe de lectura, muy profesional y completo, lleno de sugerencias. Exactamente con 175 comentarios, sobre estilo, trama, concordancia y psicología de los personajes. ¡Cuando ví el número, 175 anotaciones, me dio un síncope! Pero no, no era para tanto. Ya estoy en ello y serán los 175 escalones de mi propia escalera hacia un mundo celestial. Siento sobre mí la responsabiildad del creador, de hacer una buena obra, como decía Miguel Delibes, muerto hoy a los 89 años.

De momento estoy trepando. ¿Llegaré, y bajaré, yo mismo... u otro?.

Mientras subo y bajo entre Angeles y Demonios, os dejo con unas fotos de la "Medieval Experience III". ¿Novela histórica? ¡Ja! Empuña una espada, prueba el acero, ¡sí!, y luego me cuentas...



"¡Esquiva esto si puedes!"




"¡Ya llegan, muchachos!¡Ya vienen!"




El arsenal de la escuadra




Instantánea "after the battle"

16 comentarios:

Sergio G.Ros dijo...

Ja,ja.. Fantástica la entrada, Blas. La cota de malla te queda que ni pintada.. y más si te dedicas a la literatura histórica, desde luego. Es curioso, lo que comentas en la entrada, porque a mí, Lost, me tiene enganchado, es una de mis series preferidas junto con Dexter.
Se te ve lleno de ánimo y fuerza, seguro que ese informe de lectura te lo meriendas en dos telediarios.
Estoy convencido.
Un abrazo, amigo.

Igor dijo...

Escudos de lágrima y narices cubiertas. ¡Qué vienen los normandos!
Ingenioso Post que lo relaciona todo, tv, series, novela, escritura, medievo y la mismísima Biblia.
Tanto tiempo sabiendo de Jacob y nunca me había leído el fragmento, es algo que te agradezco.
¿175 comentarios? Maravilloso, tu trabajo seguro que se ve mejorado, y eso no tiene precio.

Alejandro Laurenza dijo...

Excelente, Blas! Estás cada vez más cerca! A seguir trabajando entonces, :-).

Un abrazo,
Alejandro.

B. Miosi dijo...

¡Que buena entrada, Blas! tienes una manera de iyectar energía y optimismo... oye: ese de la cota de malla eres tú? según Sergio, sí.

Después de 175 indicaciones ese libro te debe quedar espléndido, y vas a aprender muchísimo corrigiendo, releyendo, mejorando, lo que eso indica es que se están tomando muy en serio la publicación de la novela. Como debe ser.

Felicitaciones, maestro!
Blanca

naTTs R dijo...

Qué lujo disponer de un informe de lectura. Tiene que ser una experiencia tan o más excitante que empuñar la espada: enfrentarse a los fallos, solventarlos, subir escalones... ¡Y llegar a la cima! Porque estoy segura de que después nada será igual.

Espero que aprendas muchísimo!! Suerte!!!

Marta Abelló dijo...

Me encantó tu entrada, Jacob (ay, Blas). Bueno, a trabajar se ha dicho, porque si esa escalera con 175 escalones lleva hacia el cielo, el trabajo ha de ser con más ahínco e ilusión ¿no?

Abrazos.

Roderico Pondivino dijo...

Sólo comentar que como siempre, te seguimos y alentamos en la medida de lo posible y aclarar a alguno/a que no lo tiene claro, que el de la cota de malla es el mismísimo Blas. Por cierto, también es el artesano de la propia cota, con lo que si no vende 12 o 15 millones de libros, y lo de su trabajo no le motiva, siempre puede dedicarse a fabricar malla y perder de nuevo las huellas dactilares de los dedos índice, corazón y gordo de ambas manos. Si ese es tu destino, que lo dudo, cuenta con un socio para el taller de malla.

(Y ya para los muy morbosos, decir que las Medieval Experiences de Blas están resumidas en mi blog,aunque contadas desde mi experiencia personal). (Le pregunté si quería que le pixelara la cara, pero dijo que no tenía nada que temer).

Armando Rodera dijo...

Una entrada genial, Blas!! Como dicen los compañeros se nota tu entusiasmo y me alegra verte así, sin esos posts crepusculares sobre la carga de trabajo y demás..

Yo también me enganché finalmente a Lost, aunque ya tarde. Pero he de decir que The Last Season me está decepcionando, por mucho cambio que experimente Locke, je, je

Seguro que con el informe de lectura y sus comentarios te queda una novela maravillosa. Ya veo que lo de las correcciones no acaba nunca, aunque el resultado seguro que merece la pena.

Y fantásticas las fotos con la cota de malla, je, je. Seguro que lo pasasteis genial.

Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio. El informe de lectura ha realziado una labor sobresaliente. La novela va a quedar sin mácula. No me lo explico, ¡cuántas revisiones, y aún va a quedar mejor! Las revisiones no se acaban nunca.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Maravilloso, Igor, has reconocido el escudo de los normandos. Al principio me parecía muchisímo a mejorar, pero no son tantos. Eso me parece buena señal: ¡a pesar de los 175 aspectos mejorables, aún me quieren publicar!

Increible. Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro. Sigo, sigo trabajando sin descanso. De hecho, con esta revisión yo mismo estoy corrigiendo más cosas aún de la novela. Quiero dejarla perfecta.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca. Estoy aprendiendo mucho. La energía me la da la literatura, porque lo que es mi trabajo entre semana, sólo me da disgustos.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola natts. La verdad, me siento muy afortunado, no todos pueden contar con un exhaustivo informe delectura de su libro, para bien y para mal. Y hay que ser humilde, para aceptar las críticas, para aprender.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Marta. Ya voy por el escalón 102, jeje, me queda poquito, poquito. La verdad es que el informe me ha dado un subidón de energía increible. ¡Deseo ver mi libro ya!

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Roderico, ya he visto tu entrada, ya. Agradezco vuestro apoyo y vuestra presencia. Ah, pues no disfruté ni nada esgrimiendo la espada. Tenemos que ver esos videos.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Armando, ¡buenas! Las revisiones soninterminables. Y hoy por ejemplo, me preguntaba yo qué pasaría si pasaran más años, ¿seguiría revisándola más y más, siempre a mejor? ¿Hasta cuándo se puede mejorar un libro?

JRR Tolkien sólo lo reviso... 24 años. Patrick Rothfuss... sólo 14 años.

Pero yo no voy a esperar tanto. Deseo ver mi libro, ¡ya!

Un abrazo