viernes, 5 de marzo de 2010

¡En pie el tribunal!

Llevo todo la semana bregando con mi trabajo y al mismo tiempo intentando cumplir los objetivos de escritura que me había fijado; y estoy agotado, pero satisfecho. Miro mi mesa de la oficina y es para deprimirse: tres montañas, tres, de asuntos pendientes. Pero cuando llego a casa, por muy tarde que sea... me siento un rey. Por la escritura, claro.

Aunque sea un reo. Y todo por un crimen... que sí cometí.



Haré una breve recopilación de los hechos:
Octubre 2004: Escribo un relato breve de 10 hojas para distraerme en mi transición a otro empleo, mientras me saco un título de inglés. Para entonces yo ya estaba "infectado" y era consciente de ello.
2005: Después de leer y releer el relato, decido que la historia puede dar más de sí. Un nuevo trabajo. Comienzo a extender el relato.
2005-2007: A ratos avanzo hasta terminar la novela. ¡Mi primera novela! La reviso dos, tres veces. La registro. Empiezo a preguntarme si sería publicable... Empiezo a informarme sobre cómo encontrar un Agente Literario. Comienzo mi segunda novela.
2008: Desanimado por varias negativas, me centro en mi segundo libro. Reposo el primero. A final de año, vuelvo a prestar atención al primero. Lo reviso desde otra perspectiva. Busco agente otra vez. ¡Por fin hay gente interesada! Me decido a abrir este Blog; conozco a un montón de gente, que dará lugar a la Generación del XXI.
2009: Una nueva negativa acompañada de palabras positivas me hace perseverar. Termino mi segundo libro e inicio una continuación, que podría dar lugar a una saga futura.
Mayo 2009: ¡Una Agencia literaria decide representarme! Iniciamos una nueva revisión de la novela bajo su guía. Aprendo un montón de detalles a tener en cuenta, que aplico en la revisión de mi segundo libro.
Octubre 2009: Mi Agente presenta EEDLA a las editoriales. Termino la revisión de mi segundo libro, lo registro y comienzo en Diciembre mi tercera novela.
Febrero 2009: ¡Firmo contrato de edición para EEDLA! Mi tercera novela avanza a buen ritmo. He conseguido llegar a las 100 páginas y tengo los esbozos de los siguientes cuatro capítulos para continuar.

Estos son los hechos, señor juez. Dicen que sólo un 2% de los noveles consiguen publicar. Soy culpable de intentarlo cuanto he podido. Las únicas víctimas de mi mente perversa, si las hay, serán los lectores.



Ahora espero la sentencia. En la celda tacho palito tras palito, descontando los días que faltan para que el jurado decida mi condena, o mi absolución. Será el próximo lunes día 8. Será el día en que llegará el Informe de Lectura.

Y la verdad es que me siento inquieto. Porque soy aprendiz de juntaletras, porque profesionales de la lectura dirán cuán bién lo he hecho, o cuán grande es mi ignorancia sobre estilo, gramática, argumento o base histórica. Porque seré juzgado y dictarán sentencia.

Será el comienzo en serio de un sueño. Y veo que la semana que viene ese sueño chocará frontalmente con mi actual vida laboral, donde no hay horarios, donde no pagan horas extras, ni es bien visto solicitar vacaciones, donde no me siento persona sino "recurso humano", y donde la vida sólo puede ser igual. Aspiro a cambiar mi vida. ¿Trabajo o literatura? Literatura. La semana que viene... promete ser muy interesante.

Por cierto, que en la próxima entrada os pondré una foto de la "Medieval Experience III", y comprenderéis porqué me gusta tanto la novela histórica.

14 comentarios:

Armando Rodera dijo...

El entusiasmo te sale por todos los poros de tu piel, Blas!! Y no me extraña, visto lo visto.

Repasando tu periplo en el difícil mundo literario no es de extrañar que estés tan contento. Quizás en un breve lapso de tiempo puedas olvidarte de esos montones de papeles del trabajo y dedicarte sólo a otro tipo de papeles mucho más atrayentes: los folios que escribes de tus próximas novelas.

Felicidades de nuevo, compañero, me alegro muchísimo por ti. Voy a ver si se me pega algo de tu entusiasmo y tus ganas de hacer algo grande.

Un abrazo.

Marta Abelló dijo...

Te veo contento, ilusionado, esperanzado, expectante...Lo cierto es que tu carrera es corta pero prometedora, así que preveo como dice Armando, cambio de papeles en tu mesa. ¿Por qué no?
Ánimos, todo saldrá bien.

Abrazos.

B. Miosi dijo...

Blas, del 2004 al 2010 han transcurrido cinco años, (apenas empzamos el 2010) y por lo que veo, en ningún momento te has desanimado y dejado la escritura de lado. Lo tuyo ha sido fijarte una meta e ir a por ella. Sólo así, con disciplina y obstinación, se logran los objetivos, y en tu caso, parece que los resultados son positivos.

Espero contigo el resultado, ese "Informe de Lectura" tiene que ser positivo. Has seguido los pasos correctos, no hay otro camino, el veredicto te dirá: Culpable! culpable de ser elegido para ser publicado. De no serlo, serías encontrado inocente, y tendrías que retirarte. Y no queremos eso, ¿verdad? quiero verte encerrado en la celda del éxito, ese será tu "Crimen o castigo"

Besos!
Blanca

Sergio G.Ros dijo...

Una excelente y esperanzadora entrada, Blas. Has pasado de espectador a actor en esta obra que todos quisiéramos representar. Como siempre chapó por tu forma de contar tus experiencias, de esquematizarlas.
Estoy con Blanca: serás declarado culpable y castigado a publicar, libro tras libro, en una dulce cadena perpetua, je,je..
Un abrazo.

naTTs R dijo...

Me da mucha alegría ver tu ilusión. Es de agradecer que nos vayas contando cómo va todo, cómo es el después al ""sí"", no solo para aprender de tu experiencia, sino para vivirla en parte.

Un beso, y ánimo!!

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Armando. Bueno, lo interesante empieza mñana mismo. ¡Estoy de un nerviosismo que...!

Mejor no lo pienso mucho. Gracias por pasarte.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Marta. Corta no, ¡cortísima carrera! Si todavía ni he salido a la pista. Tengo el estomago lleno de mariposas.

Gracias por los ánimos, un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca, espero ser culpable. Pero no puedo evitar sentirme inquieto. Muy inquieto. Hasta que no lea el informe... qué sufrimiento.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio. Tengo la intuición de que tú pronto pasarás de las bambalinas al escenario. Fíjate, que yo aún no he salido a las tablas y ya tiemblo. Pero hasta que no llegue el informe temblar es para nada.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola natts, ¡gracias por pasarte! Si consigo transmitir mi emoción y mi snervios, es que mis palabras surten su efecto. Y eso es lo que hace un escritor, se supone, ¿no?

Os tendré al tanto. Un beso, ¡y gracias!

Alejandro Laurenza dijo...

Blas,

Me hiciste reir con tu analogía del reo! Es que la literatura es un virus muy contagioso, :-).

Un abrazo,
Alejandro.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro, gracias por pasarte. Fijate si es tan contagioso, que hasta tengo molestias y malestar..

A lo mejor es otro virus: el del catarro. ¡Para un fin de semana que hace sol, tres tres meses de lluvia!

Un saludo

Lola Mariné dijo...

Bueno, como ya pasó el dia 8 ¿que tal el informe de lectura?
Por cierto, que no sueltas prenda de cual es la agencia ni la editorial, jeje...
Te veo como estaba yo hace nada con esa división entre mi trabajo de escritora y el otro, y te veo en nada en el gremio de l@s loc@s que pretenden vivir de la literatura, pero tambien te digo que yo no me arrepiento en absoluto y que estoy feliz.
Sigue con ese entusiasmo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola, jeje, me permitirás que mantenga la intriga un poco más, ¿verdad?

Y respecto al informe... sígase con la nueva entrada.

Un abrazo