viernes, 26 de febrero de 2010

Nuevos valores (III): "Hijos de Heracles", de Teo Palacios

Por un momento en vez del nombre de su autor casi escribo Tom Bombadil. ¡Pero no! No es el caso. Será que estoy emocionado con la "The Medieval Experience III" que estamos organizando unos cuantos amigos para este fin de semana, que además es puente en Andalucía. Estoy sacando lustre a la cota de malla, al casco, las grebas y a los avíos de batalla. Creo que he ganado cuatro kilos desde la última vez que salimos a campo de aventuras. ¡Espero que las anillas no revienten!

¡Temblad, orcos! (o jefe, que da lo mismo).

Hoy quiero hablaros de un nuevo autor que hace unas semanas sacó al mercado su primer novela histórica de manos de la prestigiosa Editorial Edhasa. Se llama Teo Palacios, y su libro, su fantástica novela, Hijos de Heracles.



Basta con ver la cubierta para sentir una sensación electrizante. Está llena de fuerza, de hombría. Con el escudo lleno de señales, saliendo de entre las brumas de la guerra, un espartano nos corta el camino, dispuesto a todo, con tal de lograr la victoria, y nuestra derrota. Un espartano no hace prisioneros. Un espartano no muestra debilidad. Entre huír o morir, un espartano no tiene dudas, porque eligió mucho antes que tú el camino de las armas.

La historia me ha enganchado desde la primera página. Esparta nunca me había parecido tan fascinante. Siempre me había interesado, como un reino mítico, donde los hombres eran irreductibles y llenos de determinación. Asistir a la creación de su mito ha sido toda una experiencia. La sangre, el sudor, y el sacrificio, la voluntad de resistir a toda costa salpican todas sus páginas.

La historia de Anaxándridas y Arquidamo te sumerge en la Era Antigua, rodeándote de miedo, pasiones, temor y fuerza, mucha fuerza, salvaje, instintiva y animal. Todo está justificado para sobrevivir en un mundo terrible. "Tu sangre, o la mía".

A sabiendas de las pocas fuentes de la época, la labor de documentación debe haber sido una tarea de titanes, y eso se nota. La nota es sobresaliente. ¡Y es la primera novela de su autor!

Que sigan muchas más como ésta, por favor. Enhorabuena, Teo.

Si estáis interesados en conocer más sobre él o su obra, podéis ir a su Web indicada antes, o ingresar en el foro Ábrete Libro.

¡Tu sangre, o la mía!

14 comentarios:

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Blas: ¿lo de engordar no será debido al matrimonio? Je,je.. Oye, me ha gustado mucho tus comentarios sobre Hijos de Heracles, y más siendo tú, ahora, un especialista en novela histórica.
Desde luego la portada y textura del libro invitan a leerlo.
Un abrazo.
Sergio.

Lola Mariné dijo...

¿Teo Palacios...? Me suena...
Jajaja.
La verdad es que la portada es muy atractiva y el argumento tambien, es una época de la que no sabemos mucho.
Oye, ponte las pilas que si estas gordo no saldrás bien en las fotos cuando seas un famoso escritor.

Roderico Pondivino dijo...

¡Que no está gordo!. Lo que pasa es que exagera mucho, de todas formas mañana sudará los cuatro quilos subiendo a cuestas la malla, el casco, el escudo la espada, comida, gafas, móvil... (calculo que unos 28 kg extras de acero.

Fuera de tonterías estoy de acuerdo en que una portada hace mucho, pero a mí, personalmente casi más me marca la primera impresión del olor al abrirlo por el medio. Por cierto Blas, exige a la editorial que "perfumen" tu libro con especias orientales, polvo de mármol, brisa marina etc, según capítulos. Por cierto, si a nadie se le ha ocurrido ya, que sepáis que lo pienso patentar un día de estos.

jordim dijo...

mm, ahora tengo mono de leerlo..

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio, ¡supongo que algo habrá influido! La vida moderna es demasiado sedentaria. Debe ser el mal del escritor.

Me pones colorao. ¿Especialista yo? Sólo sé que no sé nada (Sócrates)

El libro de Teo es bueno. Muy bueno

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Lola. El libro de Teo tiene intensidad de inicio a fin. Y respecto a esos kilitos, aún queda tiempo antes de que se produzcan entrevistas y fotos.

¡Tú estás más cerca de tu acontecimiento, me parece!

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Roderico.
Tenía la dua, pero no: la cota de malla entró. Y "quilo" también es palabra admitida por la RAE.

Es la ultima vez que como acero.

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Jordim, bienvenido. Si te gustan las novelas históricas, léelo y obtendrás una grata recompensa.

Un saludo

B. Miosi dijo...

Yo la he leído y me ha encantado, no hay duda que Teo es un buen escritor, y el tema es apasionante, como para llevarlo al cine!

Besos!
Blanca

Alejandro Laurenza dijo...

Excelente reseña, Blas. Dan muchas ganas de leer la novela! Pero bueno, tendremos que esperar a que llegue por estos pagos...

Un abrazo,
Alejandro.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca. Tenías tú razón: le hiciste la entrevista justo a tiempo, antes que de estuvierta más solicitado

Un abrazo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Alejandro, a lo mejor hay que esperar tanto a que cruce el charco. Estaremos atentos a las noticias que nos dé Teo sobre cómo van las ventas.

Un saludo

Teo Palacios dijo...

¿Como he podido olvidar comentar esta entrada?

Muchas gracias, Blas, por tu comentario sobre la novela. Sólo espero que disfrutaras la lectura. Has sido demasiado benévolo conmigo.

Un abrazo,
Teo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Teo. Benévolo no, ¡es que tu novela me ha gustado mucho!

Y además, como estás ya en la fama, es normal que te falte tiempo. ¡Buena señal!

Un abrazo