miércoles, 24 de junio de 2009

SFWA: Agentes Deshonestos


Ya en otra entrada comenté la existencia de la Asociación de Escritores Americanos de Ciencia Ficción, los promotores del prestigioso Premio Nébula, y mantenedores de una importantísima página llena de consejos a los escritores noveles. Podéis acceder a ella aquí.

En otros Blogs se ha hablado, y mucho, los riesgos de la Coedición y de los desaprensivos que hay detrás de algunos casos lamentables. Hoy dedicaré la entrada de la semana a otro aspecto siniestro del mundillo editorial: los Agentes Deshonestos.

A efectos de novatos, creo que todos de forma sencilla pensamos que existen Ángeles y Demonios. Los Ángeles serían los Agentes Literarios y los Demonios, los Editores. Pues entre los ángeles también hay infiltrados. Y hay que tener cuidado.

Lo que viene a continuación es mi traducción de un artículo al respecto de SFWA en el mercado anglosajón, quien posee todos los derechos sobre el artículo que aquí voy a exponer, y que puede consultarse aquí.

***********

SOBRE LOS AGENTES LITERARIOS: LOS AGENTES DESHONESTOS (según SFWA)

Los Agentes Deshonestos se ceban en los escritores cobrándoles tarifas, promocionando sus propios servicios de pago, engatusando con referencias ambiguas y respondiendo con ambigüedad cuando se les pregunta por su experiencia y conocimiento sobre el mundo editorial. Estos agentes no ganan sus salarios vendiendo manuscritos a los editores sino sacando dinero a sus clientes.

Los Agentes Deshonestos "representan" a cientos de escritores, dirigiéndose a ellos dos veces al año con contratos de seis meses que suponen un desembolso de 250$ o más como adelanto para gastos de representación. Ofrecen servicios de edición, recomendando la edición a cualquier escritor que contacta con ellos, y obtienen miles de dólares por críticas realizadas por empleados no cualificados, que ganan el mínimo salario posible. Pueden poseer su propia editorial de Coedición, hacia la que dirigen a sus clientes una vez que estos ya han sido rechazados suficientes veces como para estar desesperados.

He aquí algunos ejemplos de las prácticas de los Agentes Deshonestos (según los datos de SFWA)

1.-Imponen un cargo por la recepción y lectura de manuscritos. En el pasado, algunos agentes reputados imponían un cargo por la lectura, pero se ha abusado tanto de esta práctica que las Asociaciones Profesionales de Agentes lo han prohibido a sus miembros.

2.-Imponen un cargo por "recepción de manuscrito" o "marketing" a la firma de un contrato de representación. Es una práctica habitual para evitar el "estigma" del cargo por la lectura.

3.-Imponen un cargo por la recepción de manuscrito y realización de un informe de lectura, con la promesa de una crítica detallada de la obra. Con suma facilidad puede ser un abuso y está también prohibido por las Asociaciones Profesionales. Las críticas a menudo son poco más que cartas tipo llenas de consejos genéricos. Aquellos Agentes Deshonestos preocupados por dar una imagen más profesional hacen que el Informe sea opcional, pero que no te engañen. Los agentes de fama reputada no venden críticas, ni siquiera lo proponen.

4.-Ofrecen a los escritores la posibilidad de obtener un elevado número de manuscritos a precio de coste, o mediante el pago de un anticipo reducido por "marketing". La idea es camuflar la apariencia de ser un coste más dando opciones a los escritores. El agente sabe, sin embargo, que hacer copias es tan caro que la tarifa parecerá una ganga. Y siempre dará largas al envío de las copias.

5.-Promueven concursos literarios cuyo objetivo es dirigir a los escritores a una agencia de cobro, o a contratar un servicio de edición.

6.-Venden servicios "complementarios". Como por ejemplo, diseño publicitario de una página Web para la obra, publicidad en catálogos que supuestamente están presentes en las principales ferias del libro, publicidad previa a la publicación (uno no necesita publicidad hasta tener publicado un libro que publicitar), ejemplo de diseño de cubiertas para el libro (los editores crean sus propias portadas y cubiertas), dibujos para libros infantiles (los editores prefieren escoger las ilustraciones para sus libros ellos mismos). Cuanto más dinero hacen los agentes de esta forma, menos les importa ganar dinero a través de una comisión por la venta de tu libro.

7.-Dirigen al escritor hacia un editor o servicio editorial independiente (coedición). . Pueden estar compinchados, y el Agente se llevaría un porcentaje de lo que tú pagarías al editor.

8.-Ofrecen o exigen que se paguen los propios servicios de edición que propone el agente. Es un conflicto de intereses. Si un agente gana dinero recomendando la publicación de obras seleccionadas, ¿cómo puedes confiar de esta forma en que su recomendación sea lo mejor para tus intereses como escritor? Algunas agencias sólo son tapaderas de servicios de coedición.

9.-Ofrecen de contratos publicación mediante pago. Los buenos agentes solo tratan con editores que te pagan a ti. De nuevo, hay gente compinchada, o incluso el propio agente puede ser dueño de la editorial (a veces con otro nombre para disimular su relación)

********************

Cuando con todos estos peros en la cabeza leí mi contrato de representación, respiré aliviado. No sólo no había nada sospechoso, sino que todo estaba clarísimo. Sin palabras ambiguas ni nada extraño. Y es que hay que andar con mil ojos, y WRITER BEWARE, de Sfwa.org, debiera ser una Web a tener enlazada por todos los escritores noveles, sean de donde sean.

Por lo demás estoy pendiente de que la agencia me remita sus comentarios sobre mi última revisión de sinopsis. Creo que ya está casi en la forma adecuada. El EEDLA va por buen camino.

¡Buena entrada al caluroso verano!

12 comentarios:

Proyecto de Escritora dijo...

Muy buena entrada Blas, el mundo de los agentes literarios me pilla muy lejos y no se de ellos, nada mas que lo que veo pòr la web. Te agradezco también que nos lo hayas traducido (ya que mi inglés es muy elemental). Son puntos a tener en cuenta para que nadie nos engañe, aunque suelo ser muy desconfiada y voy muy despacio en cuando al mundo editorial se refiere, así que no creo que me hubiesen engañado, al menos de momento, porque sé tan poco de ellos, que no me fío de ninguno.
te agradezco que me hayas ampliado mis conocimientos ante este aspecto.
Besos!!

B. Miosi dijo...

¡Vaya! de lo que hay que enterarse para andar con pies de plomo. El mundo editorial está lleno de gente que desea una tajada de los sentimientos de los escritores.

Buen tema. ¡Y felicitaciones por tu sinopsis!

Blanca

Teo Palacios dijo...

De lo más interesante, Blas

Y sí, no tienes de qué preocuparte... si la agencia que te representará es la que yo creo, (empieza por S y termina por la primera vocal) todo va a estar más qe claro.

Un abrazo!

Marta Abelló dijo...

Madre mía...parece un cuento de terror. Lo cierto es que hay que ir con tiento. ¡Hay mucho desaprensivo suelto!

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Elena, más vale condenado por desconfiado que desplumado. Lo curioso es que en USA haya una asociación profesional de agentes ¡Nos llevan décadas de adelanto!

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Blanca. Es así, como dices, hay gente que vive como los vampiros, alimentándose de las ilusiones de la gente. Y tan contentos como si nada fuera con ellos.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Teo, gracias. He intentado reflejar un punto de vista que no he visto por ningún otro lado. Y no, no empieza por S ni termina en vocal (sigue probando), pero es de las importantes.

Un saludo, e insisto, ¿para cuándo Hijos de Heracles?

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Marta, precisamente lo he puesto por eso, para que veamos que no todo el monte es orégano y que hya que ser cautos, siempre.

Un saludo

Guillem López Arnal dijo...

Vaya tela. En realidad no es de extrañar estas prácticas deshonestas en un mercado como el literario, que anda tan saturado y lleno de falsas ínfulas de éxito. Todo el mundo sueña con ser Ken Follet o escribir un Harry Potter y triunfar como una estrella de Hollywood. La realidad literaria es mucho más cruda. La realidad la descubres cuando lees entradas tan buenas como ésta, o las del blog de Teo Palacios, te sientes un poco menos solo y comprendes lo que significa luchar cada día por seguir escribiendo.
Un saludo.

Marta Abelló dijo...

Por cierto, en cuánto a mi microcuento, no me había percatado de que le faltaba el final. Simplemente lo copié del blog donde están los microcuentos premiados. Pero buscando en mi archivo me he dado cuenta de que le faltaba las dos frases finales y han de leerse!! Ahora ya está correcto. (Por si te apetece pasar y leer)

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Guillem, espero que sea de utilidad, pero no hay que desanimarse. Es como todo en esta vida, hay "buenos" y "malos". Hay magníficas agencias y agentes dispuestos a dar una oportunidad a los que empezamos. Mírame a mí, por ejemplo.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola, tal como estaba era muy sugerente, prque el final lo deja con suspense. Pero ahora me paso y lo releo.

Un saludo